Mano enguantada sosteniendo cuatro tubos con muestras de análisis de sangre frente a fondo unicolor amarillo.
Vía Pikist.

La detección temprana del cáncer es una de las mejores formas de aumentar la supervivencia a esta enfermedad. Sin embargo, en casos como los del cáncer de páncreas (cuyo progreso usualmente se da entre las sombras) lograr un diagnóstico temprano no es tan sencillo. Por suerte, la ciencia ya se encuentra manos a la obra para cambiar esto. Gracias a eso podemos toparnos con estos análisis de sangre que no solo facilitarán su diagnóstico, sino también su delimitación a pequeña escala.

La más reciente investigación llevada a cabo por Brian Haab, profesor del Instituto Van Andel, y sus colegas se publicó en Clinical Cancer Research. Esta revista, propiedad de la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer, retrató los avances realizados en una prueba de sangre experimental capaz de identificar los diferentes subtipos de cáncer de páncreas. Un elemento que, hasta ahora, no era una opción para la medicina.

Un problema de diagnóstico

Efectivamente, la neoplasias malignas identificada como cáncer de páncreas sigue siendo una de las más difíciles de tratar en la actualidad. Ahora, además de las dificultades que hay para identificarlo a tiempo, tampoco se cuentan con los mecanismos para diferenciar sus subtipos.

Este detalle viene a ser de gran importancia debido a que, dentro de la gama del cáncer de páncreas, algunas variedades responden adecuadamente a la quimioterapia y otras son totalmente resistentes.

“Un subconjunto de adenocarcinomas ductales pancreáticos (PDAC) es muy resistente a la quimioterapia sistémica, pero no hay marcadores disponibles en entornos clínicos para identificar este subconjunto”, escriben los autores.

Por este motivo, el no poder saber cuál es cuál dificulta la toma de decisiones para aplicar el mejor tratamiento posible a cada paciente. Como consecuencia, solo se pueden optar por enfoques holísticos esperando que la persona reaccione positivamente a estos –sin que realmente se tenga una seguridad–. Es acá donde un simple análisis de sangre podría hacer la diferencia.

El poder del conocimiento

Por su parte, con los nuevos descubrimientos de los científicos, el mundo podría estar viendo el nacimiento de una nueva era en el tratamiento de esta neoplasia maligna. Al identificar los cánceres de páncreas resistentes, será posible iniciar tratamientos alternativos que no tengan que ver con la inmunoterapia tradicional. De esta forma, se contará con más tiempo de acción y se estará dando una respuesta temprana y verdaderamente efectiva contra la enfermedad.

Por su parte, los cánceres que el análisis de sangre experimental señale como positivos para la quimioterapia podrán ingresar a ella con mucha más seguridad. Todo porque de antemano el test ya ha indicado que su organismo se inclinará a responder bien a esta y a eliminar las células cancerígenas.

 “Esperamos que nuestra nueva prueba, que detecta un marcador producido por células cancerosas de un subtipo y no del otro, pronto sea una herramienta poderosa para ayudar a los médicos y pacientes a tomar las mejores decisiones posibles”, comentó Haab.

El análisis de sangre experimental

El análisis de sangre de Haab y sus colegas hizo uso del biomarcador de glicanos para hacer seguimiento a un azúcar identificado como sTRA. Por lo general, cuando este estaba presente (y unida a otro azúcar asociado al cáncer de páncreas conocido como CA19-9), los individuos eran más resistentes a los tratamientos de inmunoterapia.

Según otra investigación liderada por Haab en el 2019 y también publicada en Clinical Cancer Research, así como el CA19-9, el sTRA también puede pasar a considerarse un biomarcador del cáncer de páncreas. Uno que, además, al buscarse en un análisis de sangre combinado, aumenta las posibilidades de diagnóstico del test.

Sumado a esto, en su estudio del 2020, la combinación CA19-9/sTRA demostró una incidencia del 70% de casos resistentes. Esto mientras que, cuando el CA19-9 se encontraba solo, únicamente el 30% de los reportes mostraban resistencia a los tratamientos.

Perfeccionando el método

“La investigación demuestra que un biomarcador de glicanos podría tener valor para detectar PDAC resistente a la quimioterapia en entornos clínicos. Esta capacidad podría ayudar en el desarrollo de planes de tratamiento estratificados y facilitar ensayos guiados por biomarcadores dirigidos a PDAC resistente”, concluyen los autores en su estudio del 2020.

“La prueba combinada de 2019 nos dice si hay cáncer y la nueva prueba sTRA nos ayuda a determinar qué tipo de cáncer de páncreas”, aclara Haab refiriéndose a sus dos estudios.

Para estos momentos, tanto la primera como la segunda se encuentran sometidas a pruebas de validación para confirmar su efectividad. Si todo se maneja según lo esperado, no solo el diagnóstico temprano de esta enfermedad, sino también su tratamiento posterior, podrían dar un gran salto para aumentar los porcentajes de supervivencia general al cáncer de páncreas. Todo gracias a la información que nos puede revelar un análisis de sangre.

Referencia:

Detection of Chemotherapy-Resistant Pancreatic Cancer Using a Glycan Biomarker, sTRA (2020): DOI: 10.1158/1078-0432.CCR-20-2475

The sTRA Plasma Biomarker: Blinded Validation of Improved Accuracy Over CA19-9 in Pancreatic Cancer Diagnosis (2019): https://doi.org/10.1158/1078-0432.CCR-18-3310