Reloj de bolsillo antiguo colgando y que da la sensación de moverse pendularmente sobre un fondo negro.
Vía Needpix.

l estudio de la mente humana no es un campo fácil o que pueda tomarse a la ligera. A medida que vamos descubriendo más sobre ella y los mecanismos que la rigen, también vamos gestando más dudas y encontramos incógnitas que también necesitamos responder. En este caso, un estudio se ha enfocado justamente en la hipnosis y la sugestión, para ver qué tanto estas pueden dar forma a nuestras percepciones experienciales.

Según lo publicado en la revista Nature Communications el pasado septiembre, nuestra mente y nuestras percepciones podrían ser mucho más maleables de lo que pensamos. Sin embargo, de forma curiosa, los experimentos que se han utilizado para comprobarlo, podrían no estar lo suficientemente desarrollados.

En la actualidad, la psicología justamente está pasando por la llamada “crisis de la replicación”. En esta, muchos experimentos, que han dado vistazos valiosos a lo que debería ser el funcionamiento de nuestra mente, no pueden ser replicados y dan resultados confusos o contradictorios.

Ahora, la investigación dirigida por el investigador de hipnosis Peter Lush, en la que también ha colaborado el psicólogo Zoltan Dienes, podría no solo dar luces sobre mecanismos que podrían haber influido en todos estos experimentos, sino también de los nuevos puntos a considerar a la hora de generar los siguientes, de forma que se pueda finalmente superar la crisis.

Hipnosis y sugestión: más que un truco de ilusionismo

Los investigadores de la Universidad de Sussex en Inglaterra, en primera instancia, se dieron a la tarea de entender y definir la hipnosis.

“En la respuesta hipnótica, las expectativas que surgen de la sugestión imaginativa impulsan cambios experienciales llamativos (p. Ej., Alucinaciones), que se experimentan como involuntarios, de acuerdo con una capacidad de rasgo estable y normalmente distribuida (hipnotizabilidad)”, describieron en su estudio.

Acá, cabe destacar que la hipnosis, como esta sugestión imaginativa, ya ha sido reconocida por la ciencia como un fenómeno replicable y poseedor de un método. Por lo que, para el estudio, los investigadores lo que buscaron fue eliminar la “teatralidad” asociada a la hipnosis y conversar la sugestión con la que esta se maneja.

Al “desnudar” la hipnosis, los académicos notaron que la sugestión realmente podría estar presente en infinidad de experimientos como un factor involuntario de “presión” que insta a las personas a percibir un objeto o una situación de una forma determinada (e incluso a que su cuerpo recree o responda al estímulo aunque este no se encuentre verdaderamente presente).

Con esto en mente, Lush y Dienes han fijado su atención específicamente sobre los fenómenos de “personificación” en las que un individuo procesa y reacción a un estímulo al que realmente no se ha expuesto por completo. Igualmente, esto se asocia con la hipnosis y la sugestión a través del entendimiento de estos fenómenos como la consecuencia de la maleabilidad de nuestra percepción.

‘Rasgo de control fenomenológico’

La investigación se tituló “El rasgo de control fenomenológico predice la experiencia de la sinestesia en espejo y la ilusión de la mano de goma” y versó específicamente sobre el par de experimentos mencionados. Sin embargo, antes de ahondar en ellos cabe detenernos en el ‘rasgo de control fenomenológico’.

Como se sabe, siempre se ha dicho que hay algunas personas más “fáciles de hipnotizar” que otras. Efectivamente, esto se debe a la susceptibilidad a la sugestión de cada una. Dicha susceptibilidad es lo que los científicos han llamado ‘rasgo de control fenomenológico’.

Según su propuesta, el medir este en los individuos podría determinar el nivel de respuesta de estos a situaciones “ilusorias”, como los experimentos de la sinestesia en espejo y de la mano de goma. Debido a esto, comprobar esta relación podría hacer que el mundo se tope con una nueva explicación a ambos fenómenos.

La “sugestión” de la demanda

Pensando justamente en el punto anterior, los investigadores prestaron especial atención a la capacidad de “sugestión” de la demanda. Este es básicamente un fenómeno que se explica como la posibilidad de los sujetos de prueba/entrevistados/voluntarios/etc. de identificar qué es lo que el investigador busca de ellos.

De este modo, si saben que este quiere medir su respuesta a un estímulo X, es posible que sean más receptivos a esto o exacerben su experiencia, ofreciendo una lectura fuera de lo normal. Con esto, podrían estar más propensos a experimentar una sugestión involuntaria y los efectos de una hipnosis; es decir, una percepción distorsionada de la realidad capaz de reportar eventos y sensaciones que realmente no están allí.

Experimentos científicos explicados por la hipnosis y sugestión

Para poder determinar si sus hipótesis eran ciertas, los investigadores replicaron dos experimentos. El primero fue el de la sinestesia en espejo y el segundo el de la ilusión de la mano de goma.

El primero está altamente relacionado con nuestra capacidad de “empatizar”. Básicamente, observa la actividad de nuestras neuronas espejo (capaz de reaccionar igualmente a un estímulo que nos afecta o que solo observamos) a la hora de percibir tacto o dolor al observarlo en otra persona.

Por su parte, el segundo hace referencia a nuestra percepción del “yo” y de la propiedad sobre nuestro propio organismo. Todo al determinar que somos capaces, luego de “compartir” unos pequeños estímulos, de extender nuestra posesión corporal hasta una mano de goma y sentirla como nuestra. Esto al punto de sentir miedo o percibir una amenaza si esta es, por ejemplo, golpeada con algún objeto contundente.

Para ambos experimentos se midió el rasgo de control fenomenológico de los individuos. Luego, se lo comparó con las respuestas que cada uno de los participantes dio en las pruebas. De inmediato fue posible establecer una relación entre los rasgos de mayor susceptibilidad y los resultados más responsivos de los experimentos. En resumen, el grado de sugestionabilidad de las personas condicionó la forma en la que respondieron a las situaciones experimentales.

“En estudios de muestra grande (de 156, 404 y 353 participantes), informamos relaciones sustanciales entre la hipnotizabilidad y las medidas experimentales de cambio experiencial en la sinestesia sensorial del espejo y la ilusión de la mano de goma comparables a las relaciones entre la hipnotización y los elementos de la escala de hipnosis individual”, escriben los autores.

¿Entonces la sugestión es la respuesta final?

No. Los investigadores han sido claros en determinar que sus descubrimientos no son como tal una refutación a los experimentos antiguos. De hecho, esta en realidad se convierte en al menos una parte de la explicación.

Por ahora, la evidencia que hay sobre ella no es suficiente como para señalarla como la responsable de la totalidad del fenómeno. Pero, ya que sabemos de su existencia, sí podemos comprender con más claridad al menos uno de sus procesos subyacentes. Por lo que, los nuevos experimentos podrían desarrollarse teniendo esto en cuenta y buscando medir este proceso particular.

Lidiar con la sugestión y la hipnosis en las investigaciones del futuro

Es claro que la hipnosis como entretenimiento o acto ilusorio no entra en el campo de la investigación. Pero, sus claras capacidades de sugestión son otra historia. Como vemos, la forma de presentar este tipo de experimentos hasta ahora ha hecho que, sin saberlo, los investigadores posiblemente hayan influenciado las percepciones de la realidad de sus entrevistados.

Por este motivo, un nuevo enfoque debería buscar minimizar esta sugestión de la demanda. Esto al colocar en segundo plano las preguntas detalladas del investigador y comenzar a preguntar abiertamente qué es lo que el individuo siente. De este modo, su percepción solo estará verdaderamente determinada por su experiencia y no por lo que podría creer que el otro necesita escuchar.

Referencia:

Trait phenomenological control predicts experience of mirror synaesthesia and the rubber hand illusion: https://doi.org/10.1038/s41467-020-18591-6