Fotografía de diversos platillos veganos con vegetales, verduras y sucedáneos de carne.
Vía Pxfuel.

El pensar en un futuro verde es una prioridad cada vez más importante para la sociedad. Aún cuando en estos momentos gran parte del globo aún no se sube a esta movida, por lo menos podemos ver cómo cada vez más pequeñas iniciativas nacen para ampliar las posibilidades de quienes buscan hacer un cambio en sus vidas. En este caso, nos enfocaremos en área de la comida a base de plantas y cómo esta ha avanzado.

Actualmente, las iniciativas relacionadas con estos platillos verdes incluso tienen sus propios espacios para darse a conocer. Unos que, ahora más que nunca, hacen eco en la sociedad y calan en la memoria del colectivo.

Debido a la pandemia del COVID-19, ferias internacionales de alimentos como la SIAL no se pudieron llevar a cabo como siempre. Sin embargo, esto no implicó que este año las grandes iniciativas del mundo verde no se dieran a conocer. De hecho, la entidad igualmente evaluó a quienes se presentarían este año e incluso premió las iniciativas más notorias.

Alimento verde, natural y más sano

Durante más de 50 años, SIAL ha sido un espacio para que los alimentos verdes, ecológicos y naturales se presenten al mundo. Sin embargo, en los últimos años el mundo de las comidas a base de plantas ha tenido un crecimiento exponencial –que ha ido de la mano con el aumento de la demanda de sus productos–. Por este motivo, ahora más que nunca lo mostrado allí tiene la posibilidad de convertirse en un nuevo elemento de cotidianidad para aquellos que eligen el estilo de vida vegano.

En esta oportunidad, SIAL se paseó por más de 500 nuevos productos a base de plantas y amigables con el ambiente. Todos estos son el germen que dará forma a gran parte de nuestro futuro alimenticio. Pero, como siempre, en estos grupos en todo momento es posible encontrar alguna propuesta que se destaque de las demás. Acá te contaremos un poco sobre estas posibles nuevas bases de nuestra alimentación verde, sana y natural.

Ñoquis de verduras

Una de las primeras comidas a base de plantas que es necesario mencionar acá son los ñoquis de verduras de la empresa italiana Bocon. En realidad, el 70% de estos está hecho básicamente con ellas. Lo que los hace una de las alternativas más naturales para este tipo de alimento.

Sin embargo, lo que ha llamado la atención de SIAL ha sido su corta lista de ingredientes: espinacas y espirulina junto con guisantes y té verde. Como podemos ver, esta no es solo breve, sino totalmente verde, libre de químicos o aditivos que puedan hacer menos sano al alimento. Con esto, vemos una tendencia mayor hacia la simplicidad, a dejar de lado los químicos y a regresar a las raíces más naturales de los alimentos –pero dándoles otra vida–.

Postre fermentado

Por otra parte, la iniciativa de unos estudiantes portugueses pertenecientes a la industria alimentaria también causó gran revuelo. Su “postre fermentado” tenía como principal ingrediente un líquido viscoso conocido como aquafaba. Este se obtiene de la cocción de los garbanzos y se destaca por ser altamente nutritivo (al ser rico en proteínas).

Al unir la aquafaba con otros ingredientes entre los que se destacan pieles de naranja y polen de abeja, los estudiantes lograron crear un nuevo diseño de postre fermentado. Con este, no solo se llena la necesidad de comer algo delicioso, sino que se cubre otro punto importante: que el alimento sea nutritivo.

En este caso, el detalle mostrado por esta comida a base de plantas y otros elementos naturales es que las tendencias del mundo están volviendo a prestar atención no solo al sabor sino al valor nutricional de los alimentos.

¿Chicle vegano?

Uno de los elementos que definitivamente llamó más la atención fue el chicle vegano presentado por la empresa francesa Triumph. Esta golosina elaborada con la goma natural del árbol sapotillier está libre de azúcares, así como de un compuesto conocido como aspartamo.

Por si fuera poco, se trata de un elemento biodegradable que comienza a descomponerse luego de tres semanas. Es este punto el que delata otra tendencia de nuestra comida a base de plantas del futuro: esta no solo debe ser sana o nutritiva, también debe ser amigable con el ambiente. Todo debido a la importancia que la sustentabilidad está cobrando con cada vez más fuerza en nuestras sociedades.

Más allá de la comida a base de plantas

Este último punto también nos hace reflexionar sobre este camino que muchos deseamos hacer hacia un mundo verde. El cambiar nuestra alimentación es un buen inicio, pero está lejos de ser el fin del camino.

Grandes cambios a escala macro aún deben hacerse para asegurar la sustentabilidad a largo plazo del sector alimenticio. Incluso, estas empresas que hacen comida a base de plantas todavía tienen espacio para la mejora. Una que, en sus casos particulares, podría venir con la adopción de métodos de empaquetado más verdes y el abandono del plástico.

En la actualidad, elementos como la pandemia del COVID-19 nos han llevado a dar un gran salto en varias áreas como la tecnología y el comercio. Ahora, es posible que nuestra alimentación también mute después de esta situación. Y, afortunadamente, por lo que parece, nuestro nuevo norte podría estar orientado a soluciones veganas, ecológicas, más sanas y sustentables.