cerdos, comunes receptores de antibióticos en China

Un informe publicado en 2019 reveló algo que pocos esperaban y que tiene repercusiones muy positivas en el área de la medicina. Entre 2014 y 2018, China redujo el uso de antibióticos en la ganadería un 57 por ciento, lo que la dejaba a la par con algunos países europeos.

A pesar de ello, los medicamentos siguen siendo ampliamente utilizados en las granjas del país asiático, lo que aumenta el riesgo de la transmisión de resistencia microbiana. Sin embargo, podemos detallar algunos de los factores que han influido en esta reducción sustancial de uso y las expectativas para el futuro.

China redujo uso de antibióticos en ganadería en 4 años

No importa si ocurre en un hospital, en casa o en una granja: el uso de antibióticos en forma desmedida puede hacer las bacterias y otros microorganismos desarrollen resistencia. El problema es que estos patógenos pueden llegar en cualquier momento a las personas, y los tratamientos actuales no surtirán efecto.

Por esta razón, durante los últimos años, los médicos y científicos han hecho especial énfasis en limitar su uso bajo ciertos criterios. Aún así, en algunos países la regulación y educación en el tema escasea, y el problema persiste.

Tenemos el caso del gigante asiático del que todos han hablado este año. Según evaluaciones previas, en 2013, China usó casi la mitad de los antibióticos del mundo, rondando las 162.000 toneladas; 52 por ciento de estas las recibieron los animales.

Los efectos de la resistencia microbiana en la salud pública china aún son desconocidos. Pero según Xiao Yonghong, investigador de enfermedades infecciosas de la Universidad de Zhejiang en Hangzhou, la situación parece ser “relativamente grave”.

En agosto de 2019, el gobierno chino sorprendió al mundo al divulgar las cifras oficiales sobre el volumen de antibióticos que utilizan las granjas ganaderas en su territorio. Esta fue la primera vez que el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales del país publicó información de este tipo.

El uso de antibióticos en la ganadería y sector agrícola en China cayó un 57 por ciento, quedando en 30,000 toneladas en tan solo cuatro años. Según Thomas Van Boeckel, un epidemiólogo de Zúrich, el país más exitoso era Holanda, que redujo en un 56 por ciento el uso de antibióticos en la ganadería en un 56 por ciento en cinco años.

Factores detrás de la reducción del uso de antibióticos en la agricultura en China

La reducción del uso de antibióticos entre los agricultores de China es, en parte, resultado de una regulación mucho más estricta dirigida a luchar contra la resistencia microbiana.

Prohibición del uso de la colistina

Wang Yang, un microbiólogo de la Universidad Agrícola de China en Beijing, destaca que un medicamento que ayudó a limitar los antibióticos en la ganadería.

Un proyecto de monitoreo de rutina de las bacterias presentes en los animales de las granjas chinas encontró un aumento de la resistencia un antibiótico: la colistina. Los granjeros la utilizan para prevenir y tratar enfermedades en los animales, pero también para promover el crecimiento, lo cual es aún más preocupante.

El hallazgo motivó a las autoridades a prohibir el uso de la colistina como promotor del crecimiento en 2016. Ese mismo año, publicaron un plan de acción nacional para hacer frente a la resistencia a los antibióticos. Sumado a ello, en julio de este año prohibieron el uso de promotores de crecimiento en la alimentación de los animales.

Mayor control de infecciones en los animales

cerdo encerrado en una granja para prevenir infecciones y el uso de antibióticos
Desinfectar y poner a los animales en cuarentena antes de entrar a las granjas en China permite prevenir infecciones, y por consiguiente, el uso de antibióticos.

Pero hay otro factor además de la regulación contra el uso de antibióticos para el crecimiento de los animales: un mayor control de la bioseguridad. La medida es reciente, pero también ha influido en el éxito del país en la reducción del uso de antibióticos en la ganadería en China.

Todo empezó en 2018, cuando un brote de peste porcina africana provocó la muerte de 180 millones de cerdos domésticos, 40 por ciento del total en el país. La tragedia dio lugar a cambios significativos en el enfoque de higiene aplicado a las granjas. Y en palabras de Hung Ping, fundador y presidente de Anyou, cambió “la forma en que opera toda la industria porcina de China”.

Entonces comenzaron a limitar el contacto de los animales con el mundo exterior. Lo vehículos deben pasar primero por un túnel de desinfección, seguido de una cabaña de secado, antes de llegar a las granjas. Los cerdos recién comprados también pasan una cuarentena de cuatro semanas antes de entrar a los establos.

Además, los trabajadores pasan meses en las instalaciones donde trabajan para impedir la transmisión de cualquier enfermedad fuera de ellas.

“Cuando una granja de cerdos tiene menos enfermedades, puede usar menos antibióticos”, explica Hsiao Kuo-Shun, director de la división de cría de cerdos de Anyou. Esta es la principal ventaja de la mejora de las medidas de bioseguridad.

Referencia:

How China is getting its farmers to kick their antibiotics habit. https://www.nature.com/articles/d41586-020-02889-y