Logo de Google iluminado sobre una pared con efecto ojo de pez

¿Cuáles son las razones por las que el gobierno de Estados Unidos demanda a Google? Tal vez es la pregunta que algunos de ustedes se están haciendo.

Google es una empresa que viene de abajo, nació en un garaje, cómo muchas firmas estadounidenses que hoy día son un éxito.

Para la mayoría de nosotros, la compañía californiana es sinónimo de búsqueda, de obtener información rápida y precisa en la web. Por algo cuando necesitábamos indagar en internet, nos referimos a ese hecho cómo “googlear”, y no “buscar”, que sería el término adecuado.

Sin embargo, desde hace meses esta empresa se ha visto involucrada en líos legales por prácticas monopolísticas. Algo que para nosotros no es transparente, pues, no limitamos a usar sus servicios, sin detenernos a pensar que hay detrás de “lo gratuito” que promociona.

El hecho es que el Departamento de Justicia de EE.UU. ha interpuesto una demanda contra el gigante tecnológico. Pero, ¿por qué? Para la institución tiene que ver con abusar de su poder, sofocar a la competencia y tener control absoluto de las búsquedas y publicidad en línea.

Google: de startup a un gigante tecnológico

En el 2004, uno de los fundadores de Google, Larry Page expresó que ellos querían que fueras a “Google y encontrases rápidamente lo que buscaras”. Asimismo, indicó que se sentían complacidos de redireccionar a sus usuarios a otros sitios web. “De hecho, ese es el punto”. Esas fueron sus palabras, antes de ofertar acciones de la compañía.

Inicialmente, esta empresa limitaba sus búsquedas a solo diez resultados. No obstante, a medida que la base de datos fue creciendo, su algoritmo de búsqueda se fue haciendo más potente, hasta convertirse en la opción número uno de los usuarios.

El rey de las ventas de anuncios en la web

Como ya comentamos, la base de datos de Google se fue expandiendo con el pasar del tiempo, hasta el punto de descubrir un buen negocio en la web: vender anuncios publicitarios vinculados a los resultados de búsqueda.

Así pues, la empresa adquirió DoubleClick, el servicio que le permitiría colocar anuncios en la web, y posicionarlo en el ranking, como el número uno. Esta adquisición que le salió en 3,2 millones de dólares le ha dejado cuantiosas ganancias que superan de forma considerable su inversión inicial.

Michael Liedtke, en un artículo para TechXplore comenta que:

“Una vez que Chrome se convirtió en el navegador más utilizado del mundo, generó aún más tráfico al motor de búsqueda de Google y a otros productos, al mismo tiempo que recopilaba información valiosa sobre los sitios que visitaban las personas para ayudar a vender aún más publicidad”.

Estrategia que le ha servido para aumentar sus ingresos, y pagar a fabricantes de teléfonos para promocionar su buscador, y seguir así generando ingresos.

La adquisición YouTube y de Android

Sin duda, estas son otras de las grandes adquisiciones de Google que han contribuido a posicionarlo como un gigante tecnológico.

Android es uno de los sistemas operativos más utilizados actualmente. Aunque gratuito, viene predeterminado con aplicaciones de la compañía como Google Maps, Gmail, su buscador estrella, y otras cómo, YouTube.

Dichas aplicaciones contribuyen de forma indirecta con el lucrativo servicio de publicidades de Google, pues, sirven de puente para llegar a los usuarios.

En cuanto a YouTube, la plataforma de videos es usada en EE.UU. por aproximadamente un 75 % de su población, bien sea con fines recreativos o educativos. Pero, con la posibilidad de sus seguir compartiendo sus anuncios.

Lo que acabas de leer, es un resumen de los servicios que han posicionado a Google cómo una potencia tecnológica, que hoy día ostenta en el mercado un valor que supera el millardo de dólares. Situación que la convierte en una empresa monopolística, según los órganos de EE.UU., y que actualmente hacen que enfrente cargos por eso.