Jeringa pequeña con la punta de aguja removida, y dejada justo cerca de su punta, sobre superficie blancuzca.
Vía PxHere.

La enfermedad del Alzheimer es una de las más comunes patologías neurodegenerativas asociadas con la edad. Es debido justamente a esta alta incidencia que la ciencia la estudia con tanta insistencia. Ahora, una nueva investigación podría habernos puesto un paso más cerca de detener la progresión del Alzheimer.

El estudio que se ha publicado aún como una preimpresión en el Journal of Alzheimer’s Disease plantea la posibilidad de usar una vacuna para detener el avance de la enfermedad. Con esta, podrían no solo hacer frente a la patología, sino que también se podría fortalecer de forma general el sistema inmunológico debilitado de las personas mayores.

En la actualidad sabemos que los sistemas inmunológicos de aquellos mayores de 65 años comienzan a debilitarse. Por este motivo, las vacunas estimulantes de estos no suelen ser tan efectivas en esta parte de la población.

Igualmente, estudios han mostrado que las infecciones bacterianas y virales podrían estar relacionadas con la progresión del Alzheimer. Por lo que, esta vacuna que no solo podría atacar directamente a la enfermedad, sino fortalecer a todo el sistema inmune, podría ser la respuesta que el mundo ha estado esperando.

Vacuna E22W42 DC

En otras oportunidades se ha podido determinar que la inmunoterapia puede ser una alternativa para combatir el Alzheimer. Específicamente, si estas centran su atención en las neurotóxicas del péptido beta amiloide (Aβ oligomérico), entonces podrían obtener resultados altamente positivos.

Sabiendo esto, el Dr. Chuanhai Cao de la Universidad de Salud del Sur de Florida (USF Health), junto a sus colegas de la Universidad de Medicina Tradicional China de Tianjin y la Universidad Estatal de Michigan, desarrollaron la vacuna conocida como E22W42 DC.

Esta es capaz de presentar antígenos especializados contra el Aβ oligomérico. Todo gracias a la acción de las células dentríticas de su composición que ayudan a regular la respuesta inmune. Para esto, interactúan con otras protectoras del organismo como las células T y las células B para poder coordinar un ataque contra las toxinas del péptido.

¿Una nueva alternativa para detener la progresión el Alzheimer?

Para poder comprobar la efectividad de la vacuna, se llevó a cabo un experimento sobre modelos de ratones viejos. De este modo, no solo midieron si la vacuna era capaz de detener la progresión del Alzheimer. Ya que, en realidad, también midieron cómo esta interactuaba con sistemas inmunológicos viejos y debilitados.

“Esta vacuna terapéutica utiliza las propias células inmunes del cuerpo para atacar las moléculas Aβ tóxicas que se acumulan de manera dañina en el cerebro.

Y, lo que es más importante, proporciona fuertes efectos inmunomoduladores sin inducir una reacción autoinmune asociada a la vacuna no deseada en los ratones envejecidos”, comentó el Dr. Cao.

El ideal de esta vacuna era que fuese capaz de aumentar la producción de suficientes anticuerpos contra los oligómeros Aβ sin sobreestimular el sistema inmune. En estos primeros ensayos del modelo animal, la meta se ha conseguido.

Resultados prometedores

Inicialmente, ensayos como el realizado el 2002 con la vacuna dirigida a Aβ (AN-1792) no tuvieron mucho éxito. De hecho, la reacción que causaban fue descrita ahora por el Dr. Cao como colocar “gas sobre el fuego” ya que ella estimulaba las citocinas causando una fuerte reacción inflamatoria. Como sabemos, la inflamación de los tejidos también es una consecuencia del Alzheimer. Por lo que, el combinar ambas podía causar daños permanentes en la salud del paciente.

Afortunadamente, esta vez la investigación no mostró que DC E22W42 causara algún tipo de reacción inflamatoria. Asimismo, los ratones inyectados con esta mostraron rendimientos de memoria similares a los de ratones sanos y superiores a los del grupo control transgénico que también tenía Alzheimer, pero que solo había recibido un placebo. Igualmente, mostraron un mejor desempeño en actividades que implicaran la memoria y el aprendizaje.

Dos pájaros de un tiro

Por los momentos, esta investigación podría haber dado con un elemento capaz de detener la progresión del Alzheimer en los adultos mayores mientras que, de forma paralela, también reactiva su sistema inmunológico.

Hasta ahora, el estudio aún es una preimpresión y debe pasar primero por el proceso de revisión y aprobación de los pares. Sin embargo, si todo sale bien, el estudio y el tratamiento del Alzheimer, así como de otras enfermedades ligadas al debilitamiento del sistema inmune, podrían dar un enorme salto de cara al progreso

Referencia:

An Immunomodulatory Therapeutic Vaccine Targeting Oligomeric Amyloid-β: DOI: 10.3233/JAD-200413