Diversos sets de pastillas anticonceptivas de variados colores apilados unos sobre otros representando los diversos métodos anticonceptivos para mujeres que existen..
Crédito: Medical News Today.

Los métodos anticonceptivos vienen en variadas presentaciones para ajustarse a las diversas necesidades y metas de las mujeres. Por un lado, algunas podrían estar buscando una solución momentánea, otras una tranquilidad a largo plazo y, algunas, incluso una resolución definitiva. Por esto, no es de extrañar que exista una amplia gama de estos, todos dispuestos a satisfacer cada necesidad.

Sin embargo, este crecimiento exponencial de métodos anticonceptivos apenas ha tomado fuerza en las últimas décadas. Ya que mientras la sociedad avanza, las mujeres toman cada vez más control sobre su fertilidad.

Debido a esto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, según las siglas en inglés) de Estados Unidos, se dieron a la tarea de investigar el comportamiento de las mujeres alrededor de la fertilidad en los últimos años. Para esto, hicieron un seguimiento de todas las féminas entre 15 y 49 años entre el 2017 y el 2017, para poder obtener una idea clara de sus preferencias anticonceptivas a corto y largo plazo.

65% de las mujeres estadounidenses usan algún método anticonceptivo

La investigación se ha publicado este 20 de octubre en el NCHS Data Brief de los CDC. En ella, el primer gran dato que se observa es que, en general, el 65% de la población femenina estadounidense menor de 50 años y mayor de 14, utilizaba algún tipo de método anticonceptivo.

Por su parte, los porcentajes de uso según el rango de edad iban aumentando a la par con esta. Debido a esto, se registró que, de las féminas de entre 15 y 19 años, solo el 38,7% usaba anticonceptivos. Mientras que, de aquellas al otro extremo de grupo, entre los 40 y los 49 años, un 74,8% utiliza métodos para evadir la concepción.

Por su parte, étnicamente no hubo muchas diferencias en el uso de anticonceptivos. Las mujeres blancas se llevaron el mayor porcentaje con un 69,2%. Mientras tanto, las mujeres de color marcaron un 61,4% y, finalmente, las hispanas llegaron a un 60,5%.

La esterilización femenina fue el método anticonceptivo más común entre las mujeres

Dentro del 65% de mujeres que usaban anticonceptivos, hubo gran variedad de métodos. De entre ellos, con un 18,1% de prevalencia, la esterilización femenina se presentó como la más común.

Siguiéndole el paso, nos tomamos con las píldoras anticonceptivas y su 14% de aparición. Con otro salto, nos topamos con los anticonceptivos reversibles de acción prolongada o LARC (como dispositivos intrauterinos e implantes debajo de la piel) a un 10,4% de incidencia. Finalmente, solo un poco atrás, con el 8,4% de las apariciones, están los condones masculinos.

La preferencia por la esterilización o la píldora varió según el nivel de educación de las mujeres. En estos casos, aquellas con educación superior se decantaban más por la píldora anticonceptiva.

Pero, en general, el nivel de educación no cambió significativamente la voluntad de las mujeres de usar al menos un método anticonceptivo, quedando apenas un 2% de separación entre uno y otro porcentaje.

Las preferencias variaron con la edad

Por su parte, la edad sí llegó a marcar diferencias significativas en cuanto a las preferencias anticonceptivas femeninas. Por ejemplo, los LARC fueron altamente populares entre el 13,7% de las mujeres de entre 20 y 29 años; así como también se destacaron entre el 12,7% de las féminas de 30 a 39 años.

A los lados de esta campana, el 5,8% de las jóvenes de 15 a 19 años también prefirieron este método. Asimismo, justo del lado opuesto, el 6,6% de las mujeres de entre 40 y 49 años, también mostraron preferencia por el LARC sobre otros métodos.

Otros factores que influyeron

Finalmente, los CDC también observaron que la etnia también podía influir en el uso de uno u otro método anticonceptivo entre las mujeres. Por un lado, el 10,5% de las hispanas y el 11% de las afroamericanas prefirieron alternativas más económicas a inmediatas como los condones masculinos. Mientras tanto, solo el 7% de las mujeres blancas en general optaron por esta opción.

Según se plantea la CDC, uno de los motivos para la preferencia de los condones puede estar ligado a la situación socioeconómica. Por un lado, estos suelen ser asequibles y fáciles de conseguir. Por otro lado, en EE.UU. las otras alternativas requieren receta y pueden llegar a ser costosas. Debido a lo que, si una mujer no cuenta con un seguro, podría hacérsele difícil acceder a estos otros métodos.

Referencia:

Current Contraceptive Status Among Women Aged 15–49: United States, 2017–2019: https://www.cdc.gov/nchs/products/databriefs/db388.htm