medico con mascarilla sosteniendo fármaco contra COVID-19

Tras descartar cuatro medicamentos con potencial de ayudar en la pandemia, los investigadores han encontrado una nueva esperanza. Según un estudio publicado en la revista JAMA, el fármaco antiinflamatorio tocilizumab parece ayudar a los pacientes críticos por COVID-19.

Se trata de una opción diferente a los corticosteroides que, como indicamos anteriormente, inhiben el sistema inmunológico de los pacientes. Tocilizumab actúa inhibiendo específicamente el receptor de la citocina proinflamatoria, IL-6, sin que ello ponga en riesgo la lucha del cuerpo contra el patógeno.

Tocilizumab, un anticuerpo monoclonal contra la inflamación

El tocilizumab no es una droga nueva en absoluto, y dada la popularidad del tema en la actualidad, lo denominan específicamente como un anticuerpo monoclonal. Los médicos la han utilizado durante varios años para tratar una afección conocida como síndrome de liberación de citocinas, que suele ocurrir en pacientes con cáncer tratados con inmunoterapia.

Además, está aprobado para tratar otras afecciones como la artritis reumatoide y la arteritis de células gigantes, ambas de carácter autoinmune e inflamatorio. Ahora bien, desde el inicio de la pandemia, los investigadores en China y Europa han investigado su potencial como terapia contra el coronavirus, pero no de forma exhaustiva.

Un fármaco capaz de mejorar la supervivencia de pacientes con COVID-19 crítico

Es por ello que los investigadores de 68 países unieron fuerzas para examinar con detalle el efecto de este fármaco sobre pacientes con COVID-19 crítico. Para ello, usaron los datos de casi 4,000 pacientes con estas características registrados en la aplicación STOP-COVID.

El método de estudio escogido por el equipo fue emulación de ensayo objetivo, a fin de examinar si tocilizumab reduce la mortalidad en dicha infección. Este constituye un método novedoso para analizar este tipo de datos.

Entre los 3.924 pacientes, 433 recibieron en los dos primeros días de ingreso a la unidad de cuidados intensivos y, comparados con los que no lo recibieron, hubo diferencias importantes. Después de 30 días, el riesgo de muerte fue de 27.5 por ciento entre los tratados con el medicamento, mucho menos que el riesgo de 37.1 por ciento de los que no.

Indicado para pacientes de COVID-19 crítico que empeora rápido

Los investigadores también destacan que el beneficio sobre la supervivencia de los pacientes que recibieron tocilizumab se mantuvo incluso al considerar diferentes factores. Entre ellos, la edad, el sexo, la gravedad de la infección y haber recibido o no corticosteroides.

Cabe mencionar también que, particularmente, los pacientes que obtuvieron un mayor beneficio de este tratamiento fueron los que tuvieron una trayectoria de la enfermedad más rápida. Aquellos que llegan a la unidad de cuidados intensivos tres días después o menos desde el inicio de los síntomas parecen ser los más indicados para recibir tocilizumab.

Los investigadores resaltan que, aunque el estudio es meramente observacional, el método de análisis aplicado proporciona datos sólidos sobre la eficacia y seguridad del medicamento.

Por supuesto, los ensayos clínicos aleatorios son el estándar de oro para evaluar la eficacia de los tratamientos; sin embargo, este estudio puede servir de motivación para dar este paso. La conclusión por ahora es que este fármaco puede ayudar a los pacientes con COVID-19 crítico a sobrevivir.

Referencia:

Association Between Early Treatment With Tocilizumab and Mortality Among Critically Ill Patients With COVID-19. https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/2772185