Un reloj Fitbit superpuesto sobre el logo de Google

Este lunes, Japón dio a conocer que trabajará de la mano con Estados Unidos y Europa para frenar el avance de empresas monopolísticas, específicamente del grupo GAFA.

Este conjunto está conformado por cuatro compañías: Google, Amazon, Facebook y Apple. Dichas organizaciones están bajo investigación por abusar de su poderío tecnológico para adueñarse de las áreas del mercado donde se desenvuelven.

El nuevo director del órgano antimonopolio, Kazuyuki Furuya, manifestó que su intención es evitar que esta situación se siga prologando. Si nos detenemos un momento a analizar, es lógico que quiera hacerlo, pues, estas grandes organizaciones limitan a otros empresarios a depender de ellos, y al mismo tiempo le quitan la oportunidad de surgir.

La FTC pone bajo lupa a organizaciones tipo startup

En una entrevista para Reuter, Furuya comenta que la Comisión de Comercio Justo (FTC) podría abrir una investigación a aquellas asociaciones que involucren empresas del tipo startup.

Para ello, tomarán en consideración el capital invertido por quiénes formen parte de las alianzas, pues, las startup son firmas que se caracterizan por ser jóvenes, que aunque tienen un futuro prometedor es sospechoso que tengan tanto dinero para invertir.

El presidente de la FTC de Japón, se refirió a Fitbit como una organización con estas características. Al respecto expresó lo siguiente:

“Si el tamaño de cualquier fusión o vínculo comercial es grande, podemos lanzar una investigación antimonopolio sobre el proceso del comprador de adquirir una startup (como Fitbit). Estamos siguiendo de cerca los desarrollos, incluso en Europa”.

Recordemos que en uno de nuestros artículos comentamos que la Comisión Europea tiene bajo investigación a Google por la compra de Fitbit. Movimiento que favorece la posición de la compañía en el mercado.

Caso similar sucede con Amazon, de la cual se estima que controla alrededor del 70% de todas las ventas en el mercado online de los Estados Unidos, según informe publicado por el subcomité antimonopolio de la Cámara de Representantes de dicho país.

Así pues, con esta decisión, Japón se suma a otras naciones para imponer practicas antimonopólicas y darle un alto a estas empresas, que alegan que el tamaño no es el problema.

Los CEOs de estas organizaciones han dicho que su poderío, en vez de ahogar, ha hecho a crecer a la competencia. ¿Cómo?, no lo sabemos, se debe someter a una investigación a fondo. Algo que ya están haciendo los entes correspondientes.