persona llevando comida a domicilio

Aunque la siguiente conexión suena cómica, es digna de atención debido a las repercusiones que puede tener a largo plazo. La contaminación del aire puede hacer que las personas eviten salir y pidan comida a domicilio, lo que a su vez aumenta el uso de plástico y, por consiguiente, de desechos.

Comida a domicilio en tres ciudades contaminadas

Los investigadores de la Universidad Nacional de Singapur enfocaron su estudio en uno de los países del mundo en donde más se usa el servicio de entrega de comida a domicilio: China. El gigante asiático cuenta con unos 350 millones de usuarios registrados en plataformas de entrega de alimentos en línea.

Asimismo, las estimaciones sugieren que cada día, China desecha 65 millones de envases de comida, entre los que los trabajadores de oficina destacan como grandes contribuidores. Más de la mitad de la demanda de este servicio corresponde a personas que lo solicitan desde su trabajo.

Este estudio incluyó una encuesta aplicada a 251 trabajadores de oficina durante 11 días laborales entre enero y junio de 2018. Los participantes se encontraban distribuidos en tres ciudades chinas: Beijing, Shenyang y Shijiazhuang, todas con altos niveles de smog.

Los investigadores crearon una robusta base de datos para complementar los recolectados durante la encuesta. Para ello, accedieron a la cartera de pedidos de una plataforma de entrega de alimentos en línea Beijing en 2016, y extrajeron 3,5 millones de pedidos de entrega de alimentos de unos 350.000 usuarios.

Luego recolectaron las mediciones de partículas finas de menos de 2.5 micrómetros de diámetro, PM2.5, durante los períodos del almuerzo en las tres ciudades. Así el equipo pudo comparar los grupos de datos para comprender la influencia de la contaminación sobre el comportamiento de compra de comida a domicilio.

Contaminación del aire aumenta consumo de comida a domicilio

comida a domicilio servida en plástico que puede generar contaminación
Pedir comida a domicilio puede proteger a las personas de la contaminación del aire, pero también genera más desechos de plástico.

Los niveles de PM2.5 durante los períodos estudiados, con frecuencia, eran más altos que los que establece el Estándar Nacional de Calidad del Aire Ambiental de los Estados Unidos (35 μg/m³ en 24 horas).

Los investigadores encontraron un fuerte vínculo entre la contaminación por PM2.5 y el consumo de alimentos. Según sus cálculos, un de 100 μg/m³ en PM2.5 elevó el consumo de comida a domicilio en un 7.2 por ciento.

Contaminación del aire estimula contaminación con plástico

Los investigadores también estimaron la cantidad de plástico generada por el consumo de comida a domicilio asociado a los niveles de contaminación. Y como suele ocurrir en la vida, un problema derivó en otro.

En su documento, indican que un aumento de 100 μg/m³ de PM2.5 aumentaba el uso de plástico desechable para comida a domicilio en 10 gramos en promedio. Esto es alrededor de un tercio de la masa de cada recipiente de plástico.

Además, el registro fotográfico (que incluyó más de 3,000 fotos de comida) reveló que cada comida entregada usaba, en promedio, 2.8 artículos de plástico en un solo uso (54 gramos de plástico aproximadamente).

Una estimación más amplio planteó un impacto macro en todo el país. Si toda China se expusiera a un aumento de la la dosis de 100 μg/m³ de PM2.5, se entregarían 2,5 millones de comidas más. Para poder cumplir con los envíos, se necesitarían 2,5 millones de bolsas plástico y 2,5 millones de envases de plástico adicionales, lo que se traduce también en desechos.

La conclusión es bastante clara: la contaminación del aire aumenta los pedidos de comida a domicilio, y esto conlleva un aumento del uso de plástico, y probablemente de otro tipo de contaminación.

Este estudio demuestra que hasta los factores que menos imaginamos podrían generar contaminación adicional. Para los investigadores, estos hallazgos probablemente apliquen también para otras regiones típicamente contaminadas, como Bangladesh, India, Indonesia y Vietnam, lo que pone sobre la mesa un problema grave que debemos abordar.

Referencia:

Air pollution as a determinant of food delivery and related plastic waste. https://www.nature.com/articles/s41562-020-00961-1