En 1969, una llamada anónima al DJ Russ Gibb de la radio WKNR-FM hizo que el mundo del entretenimiento quedara de cabeza. Luego del saludo del locutor, la voz lúgubre del hombre anónimo soltó, sin más, las palabras “Paul is dead”, asegurando que uno de los integrantes de The Beatles había muerto y que habían evidencias.

Ante el silencio incómodo en cabina, el hombre anónimo continuó con su teoría pidiéndoles a DJ Russ Gibb que pusiera la canción Revolution 9 al revés para que se diera cuenta de que en la parte en donde se repite number nine se escuchaba con claridad turn me on, dead man, que se traduce en “enciéndeme, hombre muerto”.

Tan solo dos días después, ‘The Michigan Daily’ publicó una nota satírica titulada “La muerte de McCartney: Nueva evidencia sale a la luz” escrita por Fred LaBour, y eso fue suficiente para que se creara una de las mayores teorías conspirativas de la historia.

Fotografía del artículo de Fred LaBour, “La muerte de McCartney: Nueva evidencia sale a la luz”
Artículo original de Fred LaBour sobre la supuesta muerte de Paul McCartney

Según esta teoría, Paul había fallecido en un accidente de automóvil el 9 de noviembre de 1966 causado por una fan emocionada que él había subido a su auto para darle un aventón a su casa. Se dice que cuando ella se dio cuenta de quién era el conductor, se abalanzó sobre él y causó el accidente.

En vista de esto, el productor de The Beatles, George Martin, convocó una reunión con el resto del equipo en la que llegaron a la conclusión de que continuarían con la banda y que le buscarían un suplente a Paul, pero sin que nadie se diera cuenta. Buscarían a un doble que se hiciera pasar por él y no anunciarían la muerte del cantante.

Por suerte, encontraron a este misterioso doble llamado William Campbell, quien además de parecerse al cantante, también lograba imitar su voz. Sin embargo, el manager de la banda, Brian Epstein, se arrepintió del engaño y amenazó a todos con que iba a confesarlo a la prensa. Poco tiempo después, Epstein apareció muerto por una sobredosis.

Las teorías continuaron publicándose, algunas incluso en tono sarcástico, pero fácilmente se propagaron a través de los fans de la banda. Tanto fue el revuelo, que los mismos Beatles tuvieron que salir a desmentir las historias.

El propio Paul se topó con paparazzis molestos en su propiedad. Llegó a un acuerdo con ellos en el que los dejaría tomarle una foto con su familia, la cual posteriormente se convirtió en la portada de la revista Life.

Portada de la revista Life en la que aparecen Paul y su familia asegurando que está vivo
Paul tuvo que hacer un trato con los paparazzis en el que los dejaría tomarle una foto con su familia si lo dejaban en paz

A Paul la situación le parecía simplemente ridícula, pero se tomó todo con humor. Le dijo a la prensa: “Los rumores sobre mi muerte han sido algo exagerados. De todas maneras, si estuviera muerto, sería el último en saberlo”.

Pero, ¿de dónde salió la idea?

Nota de la revista Beatles Book Monthly asegurando que el accidente de auto de Paul McCartney era un rumor
Nota original de la revista Beatles Book Monthly

La verdad es que el accidente automovilístico del que se basa esta teoría conspirativa tiene un antecedente que tuvo que ser desmentido posteriormente.

Se dice que en 1966 Paul chocó su auto y el accidente le dejó un diente roto y una visita al mecánico. Sin embargo, poco tiempo después, el cantante le pidió a uno de sus asistentes, Mohammed Hadjij, que manejara mientras iba con Mick Jagger y Keith Richards en la parte de atrás. Hadjij chocó el auto, pero nadie resultó herido de gravedad.

Resulta que todo esto también era una historia falsa, pues la revista Beatles Book Monthly en ese mismo año tuvo que sacar un comunicado desmintiendo el hecho y asegurando que nadie estaba herido.

Portada del disco Abbey Road de The Beatles
Para los creyentes de la teoría, el hecho de que Paul aparezca descalzo es una evidencia irrefutable

Según los defensores de la teoría conspirativa, cada canción tenía indicios de que Paul estaba muerto. En Strawberry Fields Forever, una frase supuestamente dice “I buried Paul” (que se traduce como “yo enterré a Paul”), aunque la letra correcta es “Cranberry sauce”. En las portadas de los discos supuestamente hay evidencias irrefutables de la muerte del cantante, porque en la tapa de Abbey Road, Paul es el único descalzo.

Como esta teoría seguía, no quedaba más que seguirles la corriente a los fans obsesionados. Por esto, en 1993 Paul decidió burlarse del asunto y publicó el álbum ‘Paul Is Live’, en el cual había cambiado algunos de los elementos que eran supuestas pruebas contundentes.

Portada del disco Paul Is Live de Paul McCartney
Con ‘Paul Is Live’, Paul McCartney se burla de las teorías conspirativas de los fans

Hoy en día, aún contactan a Fred LaBour para presentarle nueva evidencia de que Paul está muerto, a pesar de que su nota originalmente era una burla. Paul McCartney aún a sus casi 80 años, debe asegurar que está más vivo que nunca.

Definitivamente las teorías conspirativas pueden afectar el juicio de las personas, por lo que quizás YouTube tiene razón al restringirlas de su canal. Aún así, es una buena historia para contar que demuestra lo rápido que puede correr un rumor cuando hay fanatismo.