alimentos saludables que evitan la enfermedad cardíaca

Algo tan simple como llevar una dieta saludable podría prevenir más de dos tercios de las muertes por enfermedad cardíaca en todo el mundo. Esta fue la conclusión a la que llegaron los investigadores de la Universidad Central South, en Changsha, China, durante un trabajo reciente.

Muertes por cardiopatía isquémica aumentaron de 1990 a 2017

Los investigadores extrajeron los datos de los participantes del Global Burden of Disease Study 2017, un estudio realizado entre 1990 y 2017 y que incluyó 195 países. En el proceso, descubrieron que, para 2017, unas 126,5 millones de personas vivían con cardiopatía isquémica y 10,6 millones tenían nuevos diagnósticos.

La cardiopatía isquémica figuró como la causa de 8,9 millones de muertes, lo cual representa el 16 por ciento de todas las muertes registradas ese mismo año. Además, esta cifra supone un incremento de las muertes por la enfermedad, que en 1990 era de 12,6 por ciento.

Factores de riesgo detrás de la muerte por enfermedad cardíaca

Partiendo de estos datos, los investigadores calcularon el impacto de 11 factores de riesgo asociados con la muerte por cardiopatía isquémica. Estos fueron: dieta, presión arterial elevada, suero alto, colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (LDL), glucosa plasmática alta, consumo de tabaco, índice de masa corporal (IMC) alto, contaminación del aire, baja actividad física, función renal deficiente, exposición al plomo y consumo de alcohol.

El interés detrás de este cálculo era determinar cuántas muertes podrían haberse evitado con el cambio o eliminación de cada factor de riesgo, suponiendo que todos los demás se mantenían.

El primer lugar en la eliminatoria de factores de riesgo para muerte por enfermedad cardíaca lo obtuvo la alimentación. Los cálculos revelaron que el 69,2 por ciento de las muertes por enfermedad cardíaca podrían prevenirse solo con adoptar dietas más saludables.

Los autores también destacan que 54.5 por ciento de las muertes podrían evitarse con mantener la presión arterial sistólica entre 110 y 115 mmHg. De manera similar, mantener el colesterol LDL en 0,7-1,3 mmol/L podría reducir 41.9 por ciento de las muerte por la enfermedad cardíaca.

Los factores que menos influyeron en la reducción de las muertes fueron mantener la glucosa plasmática en ayunas se mantuviera entre 4,8 y 5,4 mmol/L (25,5 por ciento). Y por supuesto, la erradicación del tabaquismo y el humo de segunda mano, que podría evitar 20,6 por ciento de las muertes por cardiopatía isquémica.

En las mujeres, el quinto factor fue un IMC alto, mientras que en los hombres figuró como sexto. Mientras que, en ambos sexos, las contribuciones de la contaminación del aire y la exposición al plomo a las muertes aumentaron conforme bajaba el nivel de desarrollo del país.

La dieta saludable ideal para evitar la muerte por enfermedad cardíaca

De modo que dietas poco saludables, la presión arterial alta y el colesterol sérico alto son las tres causas principales de ataques cardíacos y angina, que constituyen la enfermedad cardíaca isquémica. El investigador Xinyao Liu, de la Universidad Central South, también destacó el hecho de que los resultados fueran consistentes tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo.

“Se podrían evitar más de 6 millones de muertes reduciendo la ingesta de alimentos procesados, bebidas azucaradas, grasas trans y saturadas y sal y azúcar añadidas, al tiempo que se aumenta la ingesta de pescado, frutas, verduras, frutos secos y cereales integrales”.

Añadió que lo ideal sería comer de 200 a 300 mg de ácidos grasos omega 3 provenientes de mariscos cada día. De igual forma, comer de 200 a 300 gramos de fruta, de 290 a 430 gramos de verduras, de 16 a 25 gramos de nueces y 100 a 150 gramos de cereales integrales.

Suena como una dieta bastante saludable, y puede que no encaje con lo que consumimos actualmente. Pero este estudio puede ser un buen punto de partida para adoptar hábitos y una alimentación que favorezca nuestra vida.

Referencia:

Global, regional, and national burden of ischaemic heart disease and its attributable risk factors, 1990–2017: results from the Global Burden of Disease Study 2017. https://academic.oup.com/ehjqcco/advance-article/doi/10.1093/ehjqcco/qcaa076/5918025