fármaco con forma de virus

Al hablar de virus, sobre todo en esta época, por lo general pensamos en enfermedades, pero no siempre es así. Algunas veces estos pueden ayudarnos a sanar otras enfermedades, e incluso inspirar terapias contra ellas. Un buen ejemplo de ello lo tenemos en un nuevo fármaco disfrazado de virus que puede acabar con el cáncer.

Los investigadores de la Universidad de California, describen en un nuevo artículo en la revista Science Translational Medicine la forma en que opera este medicamento. Este tiene una estructura genética similar a la de algunos virus, lo que le permite “infectar” a las células cancerosas y alertar al sistema inmunológico para que luche contra la enfermedad.

BO-112, un fármaco disfrazado de virus para acabar con el cáncer

Cuando los virus ingresan al organismo, inyectan su ARN en las células para proceder con la infección. Sin embargo, nuestro sistema inmunológico puede detectar este ARN invasor gracias a ciertos receptores en las células y tomar acciones en el asunto.

El nuevo medicamento, llamado BO-112, funciona de manera similar. Tiene una estructura de ARN de doble hebra como los virus, la cual funciona como un disfraz que activa los mecanismos de defensa del cuerpo.

Cabe recordar que las células cancerosas a menudo pasan desapercibidas del sistema inmunológico, pero BO-112 también parece superar este obstáculo. Una vez dentro del tumor, arroja señales de alerta que permiten a las defensas identificar el problema y luchar contra él.

Ensayos en ratones y en humanos

El estudio del medicamento ya está relativamente avanzado. Los investigadores de la UCLA ya lo probaron en cultivos de laboratorio y un modelo de ratón con melanoma, un tipo de cáncer de piel.

Sin la inyección de BO-112, los tumores de los ratones de laboratorio no respondieron a la terapia de células T adoptivas. La razón es simple: las células T no pudieron detectar los tumores. Sin embargo, luego de aplicar el medicamento, la terapia empezó a funcionar.

“Cuando agregamos BO-112, los tumores disminuyeron de tamaño o dejaron de crecer durante un período de tiempo”, dijo la Dra. Anusha Kalbasi, profesora asistente de oncología radioterápica en la Universidad de California.

Aunque cabe destacar que el tratamiento funcionó mejor en ratones con tumores pequeños, reduciendo su tamaño y desapareciéndolos en algunos casos. En cambio, los tumores volvieron a crecer en los que los tenían de gran tamaño.

Pero también se han realizado ensayos clínicos para evaluar el desempeño de este fármaco disfrazado de virus contra el cáncer. Los investigadores inyectaron BO-112 con y sin otros medicamentos contra el cáncer, como la terapia de células T adoptivas, en 44 pacientes humanos.

La mayoría de los pacientes procesó bien fármaco, pero tres de ellos experimentó efectos secundarios graves, como inflamación pulmonar y una caída en los niveles de plaquetas. Pero en general, hasta ahora, los hallazgos sugieren que BO-112 puede hacer que los tumores más difíciles de tratar sean más vulnerables a la inmunoterapia.

Un complemento para otros medicamentos contra el cáncer

Los resultados obtenidos hasta ahora son prometedores, y los investigadores tienen fe de que BO-112 pueda complementar los efectos de los tratamientos contra el cáncer basados en inmunoterapia. “Creo que el poder de BO-112 reside en su capacidad para permitir que otras inmunoterapias maximicen su beneficio”, dijo Kalbasi.

Su funcionamiento en conjunto podemos describirlo de forma sencilla así: el BO-112 trabaja como un caballo de troya, pero disfrazado de virus, revelando la ubicación del tumor cancerígeno para que los otros medicamentos puedan atacarlo directamente.

Por el momento, el número de pacientes tratados con BO-112 es demasiado bajo para dar por hecho que el tratamiento es eficaz. Los autores del estudio dicen que el objetivo de este primer ensayo en humano fue determinar su seguridad. Lo único cierto, por el momento, es que el fármaco con disfraz de virus puede atacar el cáncer acompañado de inmunoterapia.

Referencias:

Uncoupling interferon signaling and antigen presentation to overcome immunotherapy resistance due to JAK1 loss in melanoma. https://stm.sciencemag.org/content/12/565/eabb0152

Intratumoral nanoplexed poly I:C BO-112 in combination with systemic anti–PD-1 for patients with anti–PD-1–refractory tumors. https://stm.sciencemag.org/content/12/565/eabb0391

Virus-mimicking drug helps immune system target cunning cancer cells. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2020-10/uoc–vdh101220.php