Chico y chica a punto de besarse

Si todavía no han visto ‘Emily in Paris’, trataremos de hacer la menor cantidad de spoilers al respecto, sin embargo estamos seguros de que las redes sociales se han encargado de hacer el suficiente ruido al respecto.

Para sumarle “sazón” a los comentarios mixtos acerca de la serie de Netflix, protagonizada por Lily Collins, el actor francés Lucas Bravo -quien interpreta al chef Gabriel- aseguró entender “en parte” por qué la crítica ha sido tan dura con el programa..

“Creo que en cierto modo tienen razón”, afirmó el actor en una entrevista con Cosmopolitan. “Estamos retratando clichés y retratando una visión única de París. París es una de las ciudades más diversas del mundo. Tenemos tantas formas de pensar, tantas nacionalidades diferentes, tantos vecindarios diferentes. No bastará con saber todo lo que sucede en París. Es un mundo entero en una ciudad”.

Bravo supo cómo sorprender al mundo con sus declaraciones, ya que no se suele escuchar al propio elenco de una producción sumarse a las críticas. Pero, es entendible que el actor francés quisiera defender la visión algo “artificial” que ‘Emily in Paris’ retrató de la Ciudad de las Luces.

“En algún momento, si quieres contar una historia sobre París, tienes que elegir un ángulo. Tienes que elegir una visión. Los críticos franceses no entendieron el hecho de que es sólo una visión. Ellos dicen, ‘Oh, esto no es lo que es París’. Por supuesto. París es muchas cosas”.

Tal como lo afirmó Bravo, es “normal” que la crítica francesa se sintiera “ofendida” por la única visión que la serie de Netflix ofreció sobre París.

No obstante, aunque ‘Emily in Paris’ ha significado todo un éxito para el gigante del streaming, las opiniones han sido mixtas en cuanto a los estereotipos catalogados de ofensivos por haber presentado a los parisinos como groseros, sexistas y elitistas.

Aunque Netflix no ha renovado oficialmente la serie para una segunda temporada, por cómo terminó la primera parte de la serie, se espera que nuevos episodios lleguen a la pantalla del gigante del streaming, sobre todo para complacer a la fanaticada que sí quedó encantada con el proyecto de Darren Starr.

Asimismo, una segunda temporada sería la oportunidad perfecta para que Netflix se redima con los franceses que quedaron “mal interpretados” en el programa.