tabla de contenidos mostrando las carácterísticas del chip A14 Bionic

Apple finalmente ha presentado su gama de teléfonos iPhone 12 en el evento ‘Hi, Speed’ de este 13 de octubre. Con ellos, han llegado grandes anuncios que llevan a otro nivel lo que se esperaría de un teléfono inteligente.

Para poder sustentarlas, también ha sido necesario entonces desarrollar un procesador que lograra rendir más allá lo que cualquier otro chip para smartphone lo había hecho hasta ahora. Con esta mentalidad, nos encontramos con entonces con el nuevo chip de Apple: el A14.

Este nuevo procesador ha llegado para permitir que los dispositivos que lo usen lleguen a nuevos niveles de alto desempeño y generen una mejor experiencia de usuario. Pero, para eso, simplemente ha tenido que hacerse un cfamino propio, pues ningún otro chip había recorrido esta senda antes que él.

Rompiendo sus propios récords

Para el momento en el que su sucesor, el chip A13 se presentó, Apple se colocó en el tope del terreno de juego en cuando a desempeño del procesador. No obstante, este año han avanzado hasta un nuevo nivel en el que han dejado atrás hasta a sus propios diseños previos.

El chip A14 bionic de Apple cuenta ahora con un total de 16 núcleos y posee hasta 11,8 millones de transistores. Con esto, dobla la cantidad ofrecida en ambas categorías por el A13. Como resultado, su CPU de 6 núcleos y su GPU de 4 muestran un desempeño potenciado. Tal es el caso que cada una aumentó en un 50% su eficiencia.

Por su parte, el procesador neural, también identificado como NPU, tuvo un aumento del 80% en su velocidad. Asimismo, su eficiencia general se vio magnificada con la posibilidad de realizar hasta 11 billones de operaciones matemáticas en paralelo. Otro punto que dobla las que puede hacer el A13. Finalmente, el sistema de machine learning del chip mejora en un 70% su velocidad y se posiciona como el mejor en su tipo dentro de la categoría de smartphones.

Todo esto es posible ya que el A14 recibió un cambio notorio en su proceso de construcción. Este ha implicado la utilización del proceso de 5 nanómetros. Gracias a este, se ha magnificado el espacio que se puede utilizar dentro del chip, sin aumentar su volumen, y también mejorado incluso más su utilización de energía.

Debido a esto, el chip A14 no solo ofrece una capacidad de procesamiento inigualable en la actualidad. De hecho, también asegura una administración eficiente de energía que permita que los equipos permanezcan activos y funcionales por más tiempo.

A14 en iPad

El chip A14, en su versión A14X, fue presentado este septiembre como parte de la nueva gama AirPad y de la octava generación de los tradicionales iPad. Según parecer, las capacidades de estos equipos podrían llegar a ser similares a los de los iPad Pro, aunque no totalmente iguales.

Se espera que el desempeño y velocidad de los AirPad, por ejemplo, debido a los nuevos núcleos de última generación del chip, sea mayor que la de los iPad Pro. No obstante, cuando hablamos de los núcleos en las respectivas GPUs y CPUs, los del iPad Pro siguen siendo más eficientes.

A14 en iPhone

Por su parte, el espacio donde verdaderamente se destacará el chip A14 es en los nuevos iPhone 12. Con ellos, se marca el inicio de la era 5G de Apple y también un nuevo nivel en cuanto a creación y consumo de contenidos se trata –debido a las altas velocidades a las que se manejará el equipo tanto interna como externamente–.

Sin embargo, lo que realmente marca una diferencia es el hecho de que los chips construirán un puente entre los tres pilares de Apple: iPhone, iPad y Mac.

Como sabemos, Apple ha adquirido la arquitectura ARM y la ha utilizado para diseñar su propio procesador de PC: el Apple Silicon. Este todavía no se ha estrenado en el mundo, pero se espera que se presente por primera vez en noviembre de este año dentro de una de las nuevas Mac de Apple.

No obstante, aunque aún no llega a nosotros, su existencia ya es una promesa de cambio para la empresa. Los chips A14, en esencia, no son tan distintos de los A14X, comúnmente usados para iPads; pero estos, a su vez, pueden funcionar en híbridos como la MacBook. Este se trata de otro equipo que crea un puente entre las tabletas de Apple y sus tradicionales Mac –que poco a poco comenzarán a tener el procesador Apple Silicon–.

Esta cadena de compatibilidad se convertirá en un nuevo paso para Apple en su camino para crear un sistema totalmente integrado en el que, por ejemplo, las apps de iOS podrían funcionar también en Mac, sin necesidad de cambiar su código.