imagen de la luna

Durante varias décadas, Rusia destacó por sus iniciativas de exploración espacial, omitiendo incluso a un gigante como los Estados Unidos. Sin embargo, los papeles se han invertido, y un nuevo anuncio parece marcar el fin de la nación en su participación en esta proeza científica.

Este lunes, un funcionario ruso dijo que es poco probable que Rusia haga presencia en la estación en órbita lunar planeada por los Estados Unidos, precisamente por la amplia participación del país americano en el proyecto. Y esto podría significa el fin de la cooperación cercana que ha estimulado la Estación Espacial Internacional (ISS) durante las últimas dos décadas.

Plataforma Orbital Lunar Gateway

Cabe destacar que, desde el 2000, la ISS constituye un nexo con enormes contribuciones a las ásperas relaciones entre ambos países, con Roscosmos y la NASA trabajando de manera conjunta. La simple imagen de astronautas estadounidenses usando cohetes rusos desde 2011 es una clara evidencia de ello.

Pero la ISS probablemente culmine en 2030, y ya tiene sucesora. Como muchos saben, Estados Unidos ha decidido retomar metas abandonadas, y la NASA ha lanzado un programa de exploración lunar de manera un tanto deliberada, sin consultar con sus antiguos socios.

La Plataforma Orbital Lunar Gateway surge como una iniciativa de Donald Trump para volver a llevar a los Estados Unidos a la luna en el año 2024, un proyecto que no se retoma desde 1972. Esto para llevar a cabo la misión espacial Artemis, pautada para dicho año.

Según lo planteado por la NASA, el proyecto no se centra únicamente en EE.UU., sino que constituye las bases para una nueva colaboración internacional. Por ello busca involucrar a otros países además de Canadá, Japón e Italia.

La ISS era un “proyecto internacional verdadero”

Sin embargo, Rusia no muestra muchos ánimos de participar en esta ocasión. En su intervención durante el 71 ° Congreso Astronáutico Internacional (IAC, por sus siglas en inglés), Dmitry Rogozin, jefe de la agencia espacial rusa Roscosmos habló el proyecto previo: la ISS. Se refirió a este como “un proyecto verdaderamente internacional”, aunque fue construida por rusos y estadounidenses, quienes lo han mantenido durante dos décadas.

Rogozin contrastó el nuevo proyecto con el anterior alegando que las condiciones son muy diferentes. Para su país, la nueva estación propuesta, Gateway, “está demasiado centrada en Estados Unidos, por así decirlo”. En vista de ello, es probable que Rusia “se abstenga de participar en ella a gran escala”.

A pesar de ello, Rogozin no descarta por completo la posibilidad de una colaboración futura, como la posibilidad de que las naves rusas atraquen en la nueva estación. “Un vuelo a la Luna está asociado con un alto riesgo… es por eso que necesitamos tener al menos dos sistemas de transporte”, dijo.

El año 2020 quedará en el recuerdo de todos los que los vivimos, y será un año difícil de estudiar en la clase de historia para los niños en el futuro. Y, sin lugar a dudas, las diferencias entre ambas naciones figurará en ella.

Referencia:

Rusia desdeña el proyecto estadounidense de estación lunar. https://www.france24.com/es/20201012-rusia-desde%C3%B1a-el-proyecto-estadounidense-de-estaci%C3%B3n-lunar