directo de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus

Al principio de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS), máxima agencia sanitaria del mundo, recomendó el distanciamiento social y los correctos hábitos de higiene como estrategias para reducir los contagios de COVID-19.

En cambio, opciones como la mitigación, como lograr la inmunidad colectiva, fueron muy criticadas por los expertos. Países que las apoyaban, como Reino Unido, se vieron en la necesidad de recurrir al confinamiento cuando la situación ya prometía empeorar.

Y aunque hemos visto cómo las opiniones han ido cambiando con el avance del brote, que ha infectado a más de 37 millones de personas en todo el mundo, según las cifras oficiales, la aversión hacia esta estrategia se mantiene.

De hecho, el director de la OMS se refirió recientemente a la inmunidad colectiva como una propuesta “poco ética”, descartándola una vez más como una opción eficaz para abordar el brote.

¿Qué es la inmunidad colectiva?

Durante una conferencia de prensa celebrada este lunes, el actual líder de la organización recordó los desperfectos de una estrategia controversial durante esta pandemia: la inmunidad colectiva.

En TekCrispy ya la hemos descrito con detalle, pero no está demás recordar de qué se trata. Básicamente consiste en permitir que las personas vivan de manera relativamente normal, sin confinarse, y permitir que se contagien a un ritmo controlado hasta el punto en que el brote desaparezca de forma espontánea.

Algunos investigadores han sugerido que permitir que la COVID-19 se propague en poblaciones en las que no abundan personas vulnerables podría ayudar a lograr esta meta. Y por supuesto, esto podría ayudar a reducir los graves daños a la economía que ocasiona el distanciamiento social, lo cual es innegable.

Suena descabellado considerando que la COVID-19 no es una enfermedad fácil de manejar y que aún no se han encontrado tratamientos que garanticen la recuperación de los pacientes. Sin embargo, algunos gobiernos la consideraron en su momento, y otros, aunque lo negaron, incluso parecen haberla aplicado.

Inmunidad colectiva solo a través de vacunación

El hecho es que Adhanom Ghebreyesus difiere totalmente de esta opción. A su parecer, la única inmunidad colectiva concebible es la que suelen perseguir los funcionarios de salud en este tipo de emergencias: una lograda a través de la vacunación masiva.

“La inmunidad colectiva se logra protegiendo a las personas de un virus, no exponiéndolas a él”, dijo. “Nunca en la historia de la salud pública se ha utilizado la inmunidad colectiva como estrategia para responder a un brote”.

Muy lejos de la inmunidad colectiva

Aunque las cifras son alarmantes, lo cierto es que aún estamos lejos de esta meta. La OMS estima que menos del 10 por ciento de la población mundial se ha “inmunizado” a través de la infección, pero para poder hablar de inmunidad colectiva el porcentaje debe ser mayor… y bien sabemos que esto conlleva riesgos.

Citó como ejemplo, el sarampión, una enfermedad infecciosa que fue motivo de preocupación para la humanidad durante muchos años. Para lograr la inmunidad colectiva contra esta infección sería necesario que cerca del 95 por ciento de la población lo esté.

Pero sabemos que, en este punto de la pandemia, ya muchas personas y gobiernos han hecho caso omiso de las recomendaciones, permitiendo incluso que los sitios de recreación nocturna reinicien sus actividades. El resultado ya lo conocemos: un repunte de las tasas de infección previamente controladas.

A ello sumamos el riesgo de una reinfección, como ya se ha documentado en oportunidades previas, probablemente debido a mutaciones del coronavirus. Dicho esto, “permitir que un virus peligroso que no entendemos completamente se ejecute gratis es simplemente poco ético”, por lo que la inmunidad colectiva sigue descartada como estrategia por los momentos.

Referencia:

ONU advierte contra la búsqueda de inmunidad colectiva para detener el coronavirus. https://medicalxpress.com/news/2020-10-pursuing-herd-immunity-coronavirus.html