pastillas en la palma de una mano

La pandemia de COVID-19 continúa y, como muchos saben, hay varios proyectos de vacuna contra el coronavirus llevando a cabo los ensayos clínicos de fase 3. El problema es que, aún a este ritmo, es probable que tengamos que esperar un poco más para disfrutar de las que se aprueben, y mientras tanto los humanos seguirán enfermándose.

Actualmente, hay pocas opciones terapéuticas para abordar a los pacientes de COVID-19, por lo que el interés por encontrar un tratamiento eficaz contra esta enfermedad sigue latente.

Sin embargo, los investigadores de Hong Kong parecen haber dado con una alternativa prometedora. Recientemente informaron en un artículo en Nature Microbiology que un fármaco antimicrobiano que suele utilizarse para tratar infecciones bacterianas y úlceras estomacales puede ayudar a combatir la COVID-19.

Metalodrogas contra el coronavirus

Las metalodrogas son compuestos que, como indica su nombre, contienen metales, y se usan con frecuencia para tratar infecciones bacterianas. Sin embargo, los investigadores exploraron su potencial como tratamiento antiviral contra el SARS-CoV-2. Para ello, escogieron el citrato de ranitidina bismuto, comúnmente utilizado para el tratamiento de la infección con Helicobacter pylori.

Las pruebas se llevaron a cabo en hámsteres sirios, también conocidos como hámsteres dorados, un modelo animal valioso para el estudio de esta enfermedad ya que desarrolla un cuadro de síntomas graves como los humanos.

Tras administrarles el medicamento, notaron que este suprimió la replicación del SARS-CoV-2; esto condujo a una disminución de la carga viral en las vías respiratorias superiores e inferiores, y alivió la neumonía derivada de la infección. La metalodroga proporcionó protección a las células infectadas con el coronavirus con un alto nivel de selectividad, y además mostró un toxicidad baja.

El estudio también incluyó experimentos in vitro en cultivos que también arrojaron resultados prometedores. Tanto el citrato de ranitidina bismuto y sus compuestos relacionados inhibieron la replicación del SARS-COV-2 “mediante un desplazamiento irreversible de iones de zinc (II) de la enzima por bismuto (III) iones”.

En vista de ello, los investigadores calificaron el citrato de ranitidina bismuto como “un potente agente anti-SARS-CoV-2” que podría evaluarse con mayor profundidad durante la pandemia.

“Nuestros hallazgos destacan la helicasa viral como un objetivo farmacológico y el potencial clínico de los fármacos de bismuto (III) u otros metalofármacos para el tratamiento de la infección por SARS-CoV-2”.

“Los glóbulos rojos pueden reducir diez veces la carga viral en el pulmón del hámster infectado”, dijo el investigador de la Universidad de Hong Kong, Runming Wang a los periodistas durante la presentación del estudio.

Opciones de tratamiento contra la COVID-19

Hasta ahora, se han identificado antivirales como el remdesivir y corticosteroides como la dexametasona como tratamiento para casos graves de COVID-19. Cabe destacar que la hidroxicloroquina sigue descartada desde hace meses, aunque algunos siguen administrándola.

Pero existen ciertas limitaciones. Por ejemplo, el remdesivir es bastante caro, y no todo tienen acceso a este, mientras que la dexametasona tiene efectos secundarios importantes por ser inmunosupresora. En parte, es por ello que la búsqueda de un tratamiento eficaz sigue en pie mientras avanzan los proyectos de vacunas en todo el mundo.

La semana pasada también informamos sobre un medicamento antiviral utilizado en Japón contra la influenza que, administrado en altas dosis, parece funcionar también contra la enfermedad. Pero al igual que las metalodrogas, aún falta un largo camino de ensayos para comprobar su eficacia y seguridad en los humanos.

Referencia:

Metallodrug ranitidine bismuth citrate suppresses SARS-CoV-2 replication and relieves virus-associated pneumonia in Syrian hamsters. https://www.nature.com/articles/s41564-020-00802-x