Picogrueso pechirrosa con las alas extendidas. El plumaje de su ala derecha es rosado con negro, mientras que el de la izquierda es amarillo con marrón.
Picogrueso pechirrosa (Pheucticus ludovicianus) con ginandromorfismo. / Crédito: Annie Lindsay.

Recientemente el mundo de la ciencia, y específicamente de la biología, se ha visto removido por un particular acontecimiento. Se ha identificado un ave que presenta una notoria y particular forma de ginandromorfismo. Es decir, que mostraba características de la fisiología de un macho y también las de una hembra.

El descubrimiento se ha hecho en Estados Unidos, específicamente en Rector, Pensilvania. Allí, un equipo de investigadores de la Reserva Natural Powdermill, liderados por la científica e investigadora, Annie Lindsay, estudiaban al picogrueso pechirrosa, llamado científicamente Pheucticus ludovicianus.

El particular caso del picogrueso pechirrosa

Por sí solar estas aves ya son naturalmente llamativas. Aunque a simple vista no parecen variar mucho, solo basta que abran sus alas para que todo cambie.

En el interior de estas, el plumaje de los machos se destaca por vibrantes plumas rojas y rosadas, bordeadas de marrón y negro, que recubren el resto de su cuerpo. Por su parte, las hembras tienen el mismo recubrimiento marrón; pero, allí donde debería haber rojos y rosados, brillan plumas de tonos amarillo intenso.

Sería difícil determinar cuál combinación de colores queda mejor en el plumaje de estas aves. Pero, para este recién identificado picogrueso pechirrosa esto no sería un problema. Después de todo, lo tiene todo.

En el “hueco de ala” de su derecha, se ven las tonalidades rosadas y rojas rodeadas de plumas mayormente negras. Por su parte, el de la izquierda tiene tonos amarillos y está rodeado de plumas blancas y marrones.

Picogrueso pechirrosa ginandromorfo

Una vez pudo examinar a la criatura, Lindsay tuvo la seguridad de que esta se trataba de un animal ginandromorfo. En pocas palabras, este es el término que se le da a las los animales que son mitad macho y mitad hembra.

Por lo general, algunos insectos como las mariposas y, en casos más particulares, las abejas, han mostrado tener esta característica. Igualmente, otras especies de aves y crustáceos como cangrejos y langostas también se han mostrado capaces de pasar por este proceso. Sin embargo, aún se trata de un evento particularmente inusual que causa revuelo en el mundo de la biología.

¿Cómo pasa esto?

En general, esto suele deberse a una anomalía durante la concepción. Todo comienza cuando dos espermatozoides fecundan un mismo óvulo que tenga dos núcleos. Debido a esto, las características de la criatura que nacerá se determinan “independientemente” de cada lado. Por este motivo los cromosomas XY pueden estar junto a los XX en un mismo organismo sin interferir con el otro, cada uno de su lado.

Es este último detalle el que diferencia a los hermafroditos de los ginandromorfos. Mientras que los primeros son una mezcla, los segundos son una división exacta, masculinos de un lado, femeninos del otro.

En estos momentos, el picogrueso pechirrosa no se encuentra en temporada de apareamiento. Pero cuando esta llegue será posible notar incluso más la diferencia entre cada lado del animal. Lindsey comenta que en esta época el plumaje de estas aves se vuelve mucho más intenso y vibrante. Por lo que la línea divisoria entre el cuerpo mitad hembra, mitad macho del ave se hará mucho más notoria.