Osho y Sheela durante una manifestación de su secta
Osho y Sheela durante una manifestación de su secta.

En noviembre de 1984, se celebrarían las elecciones del condado de Wasco. Sin embargo, lo que nadie esperaba de esa pequeña localidad de Oregon era que los seguidores de la secta de Osho intentaran sabotear este proceso electoral planificando nada más y nada menos que el mayor ataque bioterrorista que ha vivido Estados Unidos.

Para entender por qué sucedió esto y qué pensaban los implicados en el ataque, debemos explicar el contexto del condado.

Tiempo atrás, en Wasco, una comunidad de seguidores del gurú Osho se había trasladado al rancho Big Muddy, en la zona rural del condado. El verdadero nombre de este gurú era Bhagwan Shree Rajneesh, quien era profesor de filosofía, orador y guía espiritual de la India.

Estos seguidores se establecieron en la ciudad de Antelope y tomaron el control político de la misma, cambiando incluso su nombre a Rashnishpuram. En realidad, sus relaciones con los demás residentes eran buenas al principio, pero cuando demostraron sus intenciones de expandir su comunidad, las cosas se comenzaron a poner turbias.

Los seguidores de Osho se unieron para lograr 2 de los 3 cargos políticos de la zona, elaborando una campaña que pretendía traer a otros integrantes de la secta desde distintas partes del país. Iniciaron entonces el programa ‘Share-a-Home’, con el cual le ofrecían asilo a personas sin hogar con el fin de que estos participaran en las elecciones votando por sus candidatos.

Al ver esto, las autoridades comenzaron a pedirles sus certificados de residencia, los cuales son necesarios para poder votar en estas elecciones. Esto hizo que sus planes iniciales fallaran, por lo que tuvieron que idear una nueva estrategia.

Estudiaron el terreno y descubrieron que la zona en la que habían más residentes era en The Dalles, por lo que decidieron que la mejor forma de sabotear las elecciones a su favor era incapacitando a los votantes. Así, se puso en marcha el plan de intoxicación de la comunidad.

Salmonella en las ensaladas

Sheela Silverman, secretaria de la corporación médica de Osho.
Sheela Silverman, secretaria de la corporación médica de Osho y responsable de organizar el ataque bioterrorista.

Al menos doce personas estuvieron involucradas en el atentado. Este grupo estaba liderado por la principal lugarteniente de Rashnísh, Sheela Silverman, conocida como Ma Anand Sheela; y la secretaria de la corporación médica de Osho, Diane Yvonne Onang, conocida como Ma Anand Puja. Esta última también era tesorera y, además, enfermera comunitaria.

Ellas, junto a un grupo de 10 personas, se encargaron de planificar el ataque bioterrorista de Osho. Aproximadamente cuatro personas estuvieron involucradas en desarrollar las bacterias en el laboratorio médico de Rashnishpuram, pero no todos estaban al tanto de lo que se haría con ellas. Por su parte, los otros ocho integrantes se encargaron de distribuir la bacteria.

Compraron la bacteria salmonella en una compañía de suministros médicos de Seattle, Washington, para cultivarla posteriormente en el laboratorio de la comunidad. Para distribuirla, decidieron que el mejor lugar para hacerlo era en las ensaladas de diez restaurantes de The Dalles. Ellos consideraron que hacerlo era un “experimento” a ver si funcionaba.

Para distribuir la bacteria, los implicados ocultaban una bolsa de plástico que contenía un líquido marrón y esparcían la “salsa” en los bufé de ensaladas o en los aliños de las mismas.

Tal como lo esperaban, las personas que consumieron estas ensaladas entre septiembre y octubre de 1984 se intoxicaron y tuvieron que ser hospitalizadas. Para fin de año, se habían detectado 751 casos de gastroenteritis aguda. Afortunadamente, ninguno de los contaminados falleció con el ataque bioterrorista.

Comienzan las sospechas

 Crimen + Investigación Bhagwan Shree Rajneesh sonriendo a la cámara, haciendo signos de paz con las manos.
Bhagwan Shree Rajneesh, mejor conocido somo Osho.

Luego de los reportes médicos, se detectó que todos los pacientes se habían infectado de Salmonella entérica typhimurium, por lo que era fundamental enviar a investigadores para que encontraran las causas del contagio. Inicialmente concluyeron que la causa había sido la mala higiene de los establecimientos y del personal que manipulaba los alimentos.

Sin embargo, el congresista demócrata James H. Weaver no estaba satisfecho con esta conclusión. Debido a esto, continuó investigando con la ayuda de profesionales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Poco después, en febrero de 1985, Weaver acusó al grupo de rajnishes frente a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos con pruebas y argumentos que se verificaron pocos meses después.

En septiembre de ese mismo año, Osho declaró en una conferencia de prensa que Sheela, Diane y otros 18 dirigentes de la comunidad habían cometido graves delitos, como contaminar el sistema de aguas de The Dalles y envenenar a su médico personal, al comisionado del estado y al juez William Hulse. Finalmente, declaró a este grupo como unos fascistas e instó a las autoridades a continuar con las investigaciones.

Estas declaraciones se recibieron con escepticismo en Wasco, pero a raíz de esto, el fiscal general de Oregon, David B. Frohnmayer, decidió crear un grupo para investigar. Efectivamente encontraron evidencia dentro de los frascos del laboratorio de Rajnishpuram y se confirmó que la bacteria se trataba de la misma que había infectado a las víctimas del ataque bioterrorista.

Se hace justicia

Sheela y Osho siendo fichados antes de encarcelarlos.
Sheela y Osho luego de ser juzgados.

Varios implicados decidieron confesar sus crímenes y culpar principalmente a Sheela por los delitos cometidos. Sin embargo, también aseguraron que el propio Osho había estado implicado en la organización y planificación del ataque.

Las declaraciones posteriores de Sheela acerca de sus conversaciones con el gurú es que este había dicho que realmente era mejor no herir a las personas, pero que no había que preocuparse si morían unos pocos. No conforme con esto, la mujer además presentó una grabación con la voz del propio Osho, en la que decía: “Si es necesario hacer cosas para preservar mi visión, entonces que se haga”, con lo cual la fiel seguidora interpretó que entonces estaría bien matar personas con tal de que esta visión se cumpliera.

En octubre de 1985, Osho fue acusado de 35 cargos por violar las violaciones de las leyes de inmigración y fue arrestado. Su condena fue de 10 años de libertad condicional, no podía volver a Estados Unidos por al menos 5 años y, además, debía pagar una multa de $400.000. Sin embargo, nunca fue acusado de los delitos relacionados con la intoxicación con salmonella.

Por su parte, Sheela y Diane fueron arrestadas en Alemania y extraditadas a Estados Unidos. Fueron acusadas de todos los cargos por intoxicación con salmonella y, además, por delitos de inmigración. Sheela fue sentenciada a 64 años de prisión y Diane, a 42. Sin embargo, después de 29 meses de prisión, ambas fueron liberadas por buena conducta.

Este fue uno de los casos más extraños de ataque bioterrorista de la historia de los Estados Unidos, dejando en claro lo retorcidos que pueden ser los líderes de culto para lograr su cometido, así como lo lejos que pueden llegar sus seguidores gracias a su fanatismo.