foto de mario molina

Como muchos saben, durante esta semana se han anunciado los ganadores de los Premios Nobel 2020 para los campos de medicina, física y química. La ceremonia habitual se canceló por la pandemia de coronavirus, pero esto no ha impedido que los galardonados expresen sus agradecimientos por diferentes medios.

El tema sigue siendo tendencia, pero el día de hoy no es por razones alegres como en los días anteriores. Y es que Mario Molina, un ingeniero mexicano ganador del Nobel de Química en el año 1995, falleció este miércoles a la edad de 77 años.

¿Quién fue Mario Molina?

José Mario Molina Pasquél nació en Ciudad de México el 19 de marzo de 1943 y desde muy temprana edad mostró interés por la ciencia. En 1960, ingresó a la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México, obteniendo su grado en 1965.

Luego continuó sus estudios de posgrado en la Universidad de Friburgo en Alemania, traslo cual ingresó al programa de doctorado en fisicoquímica de la Universidad de Berkeley, California.

Pero más allá de sus titulaciones, es recordado por valiosos aportes científicos, sobre todo en materia ambiental. Molina fue uno de los científicos que descubrió las causas detrás del agujero en la capa de ozono, detectado desde finales de 1970 en la zona de la Antártida.

De hecho, su trabajo tuvo una fuerte influencia en la promulgación del Protocolo de Montreal sobre Sustancias que Agotan la Capa de Ozono presentado en 1987.

Molina descubrió que los CFC dañan la capa de ozono

En 1974, Molina y el científico estadounidense Frank Sherwood Rowland publicaron un artículo en la prestigiosa revista Nature en el que revelaron algo alarmante: los clorofluorocarbonos (CFC) eran los causantes de la destrucción de la capa de ozono. Los CFC son sustancias químicas utilizadas en una variedad de productos, como los refrigerantes y los aerosoles.

En aquel momento, estos compuestos se usaban de forma amplia y tenían un alto valor comercial por sus propiedades. Por lo que no extrañó que el informe generara polémica y rechazo de parte de la industria química. Aún así, logró convencer a los expertos del riesgo que representaba su uso, lo que dio lugar a la promulgación del Protocolo de Montreal.

Molina participó en la redacción del tratado, y tras su implementación, se eliminaron los CFC en todo el mundo. Esta constituye una de las medidas de protección ambiental más drásticas y efectivas de nuestra historia, y lo convirtió en uno de los científicos más importantes de los últimos 50 años.

Premio Nobel de Química en 1995 y otros reconocimientos

Mario Molina recibiendo medalla de Barack Obama
Mario Molina recibió una medalla de parte de Barack Obama como reconocimiento por sus aportes.

En 1995, el artículo en Nature mereció un galardón con el Nobel de Química de 1995, que compartió con su compañero de investigación Rowland y el científico holandés Paul Crutzen. Molina fue el primer científico mexicano en ganar un Premio Nobel en la categoría de Química.

También formó parte de la Academia Nacional de Ciencias y sirvió en la Comisión Nacional de Política Energética, logrando un amplio reconocimiento en el mundo científico y político en México y Estados Unidos.

“Es uno de los contribuyentes más importantes a la protección climática en la historia del mundo”, dijo Paul Bledsoe, ex asesor climático en la Casa Blanca, quien trabajó con Molina en varias oportunidades.

De hecho, fue uno de los 21 científicos del Consejo de Asesores en Ciencia y Tecnología del presidente Barack Obama. El mismo presidente estadounidense le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad en 2013 como agasajo por su labor.

Tras una larga vida con grandes aportes, Molina partió, habiendo despojado al mundo de los CFC, y dejando en su lugar conciencia ambiental.

Referencia:

Comunicado de prensa. http://centromariomolina.org/wp-content/uploads/2020/10/Comunicado-de-prensa-CMM-7oct-2020.pdf