Dron blanco en un hangar

Este 08 de octubre, las empresas Google Alphabet y SoftBank dieron a conocer que un dron alimentado por energía solar que vuela sobre la estratósfera logró establecer una conexión LTE, es decir, transmitir datos a dispositivos móviles.

Asimismo informaron que la conexión se mantuvo estable, hasta el punto de lograr realizar una llamada internacional de un continente a otro, de Estados Unidos a Japón.

Este proyecto conocido como “Project Loon” se ha venido desarrollando desde hace meses por estas empresas. Inicialmente se basaba en una red de globos desplegados a más de 15 mil metros de altura, lanzados con el propósito de ofrecer una alternativa para la conexión a Internet en zonas remotas. Aunque, con la intención de adaptar dicha tecnología a otra clase de dispositivos voladores, los famosos drones.

Ese plan se hizo realidad, y hoy tras haber realizado pruebas satisfactorias lo anunciaron al mundo. HAPSMobile expresó:

“La carga útil funcionó según lo planeado en las exigentes condiciones de la estratosfera donde la velocidad del viento alcanzó más de 58 nudos (aproximadamente 30 metros por segundo) y las temperaturas fueron tan bajas como -73 grados Celsius”.

Sunglider, dron que se alimenta de energía solar

El dron que ha cumplido el objetivo fijado por la alianza entre Google y la compañía japonesa SoftBank, recibe el nombre de Sunglider, y tiene la particularidad de alimentarse de energía solar.

Sunglider está diseñado para resistir fuertes vientos en las alturas, tiene una longitud de 78 metros de ancho, y 10 hélices que alcanzan velocidades de 110 km / h. Gracias al sistema de energía que posee, este dispositivo puede subsistir en nuestra atmósfera por meses, pudiendo así cumplir el objetivo para el cual fue diseñado, “proporcionar Internet de alta velocidad en cualquier parte del mundo”.

Miyakawa, director ejecutivo y presidente de HAPSMobile está complacido con los resultados obtenidos, y expresó a la prensa de forma muy emotiva lo siguiente:

“Una vez más, nos acercamos un paso más a nuestro objetivo de construir una estación base que flote en el cielo únicamente con energía solar”.

Aunque los resultados fueron satisfactorios, aún queda mucho por hacer, mucho que probar, pero estamos seguros que esta nueva tecnología que recién se implementa nos permitirá seguir avanzando y mejorar la calidad de nuestras conexiones