Procesador Intel sobre la base de una tarjeta madre

John Bonini, vicepresidente y director general de Intel ha dejado saber a través de un comunicado que para los primeros días del 2021 podremos disfrutar de la undécima generación de sus procesadores.

Dichos chips serán compatibles con PCIE 4.0, contarán con una interfaz que duplica el ancho de banda que se tenía con PCIE 3.0., y serán reconocidos bajo el nombre de Rocket Lake. Al respecto, las palabras de Bonini fueron:

…me complace confirmar que la próxima generación de procesadores de escritorio Intel Core de 11ª generación (con nombre en código “Rocket Lake”) llegará en el primer trimestre de 2021 y brindará soporte para PCIe 4.0. Será otro procesador fantástico para juegos, y estamos emocionados de revelar más detalles en un futuro cercano. ¡Hay mucho más por venir, así que estén atentos!

Hasta ahora no manejamos más información que la señalada en el blog, es decir, no tenemos claro cuáles son las especificaciones que nos traerá Intel con su nueva gama de procesadores. Sin embargo, se especula que incluirán Thunderbolt 4, mayor soporte DDR4, compresión E2E y AV1/HEVC de 12 bits, LAN de 2.5 Gb, gráficos Xe y núcleos Willow Cove, entre otras. La mayoría de las supuestas especificaciones se basan en el lanzamiento hecho por Intel hace semanas, en la presentación de la undécima generación de Intel Core en portátiles.

Este anuncio tiene a muchos de sus usuarios en ascuas, quienes están ansiosos de que llegue el 2021 para poder disfrutar de todas las novedades que trae Intel en su Rocket Lake.

Por su parte, la compañía busca reponerse de varios golpes que le ha dado el 2020, entre ellos, el retraso de seis meses en el proceso de fabricación de siete nanómetros, la estrategia de Apple que atenta su sociedad con Microsoft Windows, y al mismo tiempo hacerle frente a su competencia demostrando que ahora es que le queda tecnología por ofrecer.