Muchos creen que el cannabis es una herencia del movimiento hippie de 1960 que han abrazado los jóvenes en las últimas décadas, pero esto no es cierto. Primero, existe evidencia de que nuestros antepasados humanos lo consumían; y segundo, no es una tendencia de jóvenes, pues los abuelos también lo consumen.

Recientemente los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego informaron que los adultos mayores consumen cannabis. Sin embargo, el objetivo no es precisamente recreativo.

Según su estudio publicado en of the American Geriatrics Society, los adultos mayores consumen cannabis para tratar afecciones de salud comunes de la tercera edad. Entre ellas, el dolor, los trastornos del sueño, así como afecciones psiquiátricas como ansiedad y depresión.

Consumo de cannabis después de los 60 años

Los investigadores encuestaron a 568 pacientes de la Clínica de Medicina para Personas Mayores de UC San Diego Health durante un período de 10 semanas. Así descubrieron que 15 por ciento de ellos había consumido cannabis en los últimos tres años. La mitad de ellos lo hacía con frecuencia, y principalmente con fines médicos.

Los resultados de la encuesta también revelaron que 61 por ciento de los consumidores de la droga habían empezado a probar después de cumplir los 60 años de edad.

“Sorprendentemente, encontramos que casi tres quintas partes de los consumidores de cannabis informaron haber consumido cannabis por primera vez cuando eran adultos mayores”, dijo Kevin Yang, co-primer autor y estudiante de tercer año de medicina en UC San Diego. “Estos individuos eran un grupo único en comparación con los que consumían cannabis en el pasado”.

Fines médicos y menos estigmatización

Mujer mayor recibiendo cannabis medicinal
El consumo de cannabis medicinal entre los adultos mayores inició después de los 60 años.

También destacan que los nuevos consumidores de cannabis eran más propensos a consumirla por motivos médicos que por motivos recreativos, aunque la forma variaba dependiendo del fin. Por ejemplo, la más usual entre los nuevos consumidores era una loción, en lugar de comestibles o en su forma para fumar.

“Además, era más probable que para informar a su médico sobre su consumo de cannabis, lo que refleja que el consumo de cannabis ya no está tan estigmatizado como antes”, añadió Yang.

“El dolor, el insomnio y la ansiedad fueron las razones más comunes para el consumo de cannabis”, dijo dijo Christopher Kaufmann, profesor asistente en la División de Geriatría y Gerontología del Departamento de Medicina de UC San Diego. “En su mayor parte, los pacientes informaron que el cannabis estaba ayudando a abordar estos problemas, especialmente con el insomnio y el dolor”.

Aún hay cierto escepticismo respecto a las propiedades medicinales del cannabis. Y aunque las tuviera, también se han encontrado efectos potencialmente nocivos. Por esta razón, los investigadores siguen trabajando en comprender su impacto conforme crece el interés y se extiende su consumo.

Referencia:

Cannabis: An Emerging Treatment for Common Symptoms in OlderAdults. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jgs.16833