Este fin de semana las autoridades de Venecia decidieron levantar las compuertas del sistema MOSE ante la alerta de una posible inundación. Todo ello con la intención de protegerse y al mismo tiempo probar la efectividad del mismo.

Como se sabe, Venecia está situada en una laguna del mar Adriático, y es conocida como la ciudad de los canales. Asimismo, se caracteriza por el uso de cientos de puentes para enlazar las islas que la conforman, lo cual le da un gran atractivo y la convierte en una de las ciudades más bellas del mundo.

Esta particularidad se ha convertido en su mayor amenaza, debido a que en determinadas épocas del año es víctima de las inundaciones. Un ejemplo claro de ello es que, en primavera y otoño la marea alta tiende a inundar la “Plaza de San Marcos”. Esta situación ha generado preocupación en las autoridades de la ciudad y ha causado que tomen medidas al respecto: implementación del sistema compuertas MOSE.

¿Qué es el sistema de compuertas MOSE?

MOSE o Moisés, significa Módulo Experimental Electromagnético. Su nombre hace referencia al profeta bíblico que partió en dos el agua del Mar Rojo. Este sistema está formado por 78 diques móviles de 300 toneladas y 60 metros de longitud, diseñados para cerrarse en caso del “acqua alta” o marea alta y se crean con la firme intención de evitar que la ciudad perezca ante las profundidades del mar.

Cabe destacar que este proyecto comenzó en el 2003, a pesar de que fue diseñado en la década de 1980, pero, ¿por qué se ha retrasado tanto?, es la pregunta que algunas se harán, la respuesta es que se ha visto fuertemente influenciado por trabas burocráticas, corrupción y protestas en contra del medio ambiente. Incluso ha superado tres veces su presupuesto original y terminado con el arresto de docenas de funcionarios.

¿Cómo funciona el sistema de compuertas MOSE?

MOSE se pone en marcha tras lo ocurrido en el 2019, cuando Venecia enfrentó una de las peores inundaciones de su historia, tanto así, que el agua rebasó la Plaza de San Marcos y dejó víctimas mortales, además de graves daños en el arte y en el patrimonio de la famosa ciudad de los canales.

En 2019, las aguas alcanzaron una altura de 1,87 metros afectando un 80% de la ciudad

Estas compuertas se instalaron en tres puntos estratégicos: Lido, Malamocco y Chiggia, y se mantendrán sumergidas todo el tiempo, solo emergerán a la superficie cuando se llenen de aire y el nivel de la marea alcance los 1,1 metros sobre el nivel del mar. De este modo crean una barrera de contención entre la laguna y el mar, evitando que las corrientes submarinas invadan a la ciudad.

Un rayo de esperanza para los venecianos

Sin duda este ha sido un proyecto de muchos tropiezos, además de costoso. Su inversión supera los 7.000 millones de euros y se estimaba comenzara a funcionar para el 2021.

Sin embargo, este fin de semana gracias a la alerta generada se logró probar con mucho éxito, representando para los venecianos un rayo luz, ya que algunos veían venir el fin de la ciudad, pues, “el siglo pasado se hundió 23 centímetros y está previsto que baje ocho centímetros en los próximos 20 años”. Para Scotti, el ingeniero que diseñó el sistema, se han cumplido las expectativas y el objetivo ha sido logrado, “garantizar la seguridad de la ciudad”.