Existe cierta evidencia que sugiere que el cannabis tiene efectos analgésicos, razón por la cual los pacientes que padecen enfermedades dolorosas, como la esclerosis múltiple. Sin embargo, otros estudios sugieren que la planta no es tan efectiva para casos de dolor agudo, como el que puede causar una cirugía.

Lo curioso es que los investigadores descubrieron recientemente que los consumidores de cannabis no solo pueden requerir más anestesia durante una cirugía, sino que también podrían sentir más dolor después de ella. Esto a su vez conllevaría un consumo de dosis más altas de opioides mientras se encuentran hospitalizados.

Efectos del cannabis después de una cirugía de pierna

Los investigadores hicieron una revisión de las historias clínicas de 118 pacientes que se sometieron a cirugías para reparar una tibia fracturada realizadas el Hospital de la Universidad de Colorado. 30 de ellos informaron haber consumido cannabis antes del procedimiento, aunque no se registró ni el momento, ni la la frecuencia del consumo, ni la forma del cannabis.

Entonces compararon a los pacientes que la consumieron con los que no la consumieron considerando la cantidad de anestesia que se les proporcionó durante la cirugía, sus puntuaciones de dolor después de esta y las dosis de opioides consumidos mientras estuvieron en el hospital.

Más anestesia, más dolor, más opioides

De este modo descubrieron que aquellos que consumían cannabis requerían más del anestésico sevoflurano (37,4 ml) en comparación con los que no consumían, que requirieron solo 25 ml.

También descubrieron que los consumidores informaron puntuaciones más altas de dolor durante su recuperación postoperatoria. La puntuación promedio entre ellos fue de 6, frente a 4,8 entre los no consumidores, lo que los investigadores considerando como “una diferencia estadísticamente significativa”.

Mayor dolor también propició medicamentos para calmarlo. Los usuarios de cannabis recibieron un 58 por ciento más de opioides por día mientras se recuperaban en el hospital, en una estadía típica de dos a tres días.

Cabe destacar que un anestesiólogo aumenta el nivel de sevoflurano a administrar durante una cirugía según la evolución del paciente. Esto es, si hace movimientos corporales involuntarios, si hay un aumento de la frecuencia cardíaca, si hay presión arterial alta o aumento de la frecuencia respiratoria, todos estos síntomas de dolor.

“Ahora entendemos que los pacientes que consumen opioides de forma crónica antes de la cirugía a menudo tienen respuestas exageradas al dolor y necesitan más analgésicos después de la cirugía porque tienen una mayor tolerancia”, explica Ian Holmen, autor principal del estudio y residente de anestesiología en el Hospital de la Universidad de Colorado, Aurora. “Especulamos que el consumo de cannabis puede causar un efecto similar, pero necesitamos más investigación para determinar si este es el caso”.

Los investigadores dicen que este es el primer estudio en comparar los efectos del cannabis entre consumidores y no consumidores durante y después de una cirugía de fractura en la pierna.

Una vez más vemos la importancia de una entrevista minuciosa y sincera entre médicos y pacientes en la que se indague en el consumo de este tipo de sustancias, más aún cuando cada vez más personas las consumen.

Referencia:

Cannabis use prompts need for more anesthesia during surgery, increases pain. https://medicalxpress.com/news/2020-10-cannabis-prompts-anesthesia-surgery-pain.html