El presidente de EE.UU., Donald Trump, y su esposa Melania Trump, han dado positivo en la prueba diagnóstica de coronavirus, por lo que se mantendrán en cuarentena los próximos días.

Implicaciones sobre su mandato y campaña electoral

El mandatario informó hace algunas horas a través de su cuenta en la red social Twitter que él y su esposa habían dado positivo para el coronavirus. La noticia fue confirmada por su médico particular, quien indicó que ambos “permanecerían en casa dentro de la Casa Blanca durante su convalecencia”.

Bien sabemos que la cuarentena por la enfermedad puede variar. En algunos casos puede exceder los quince días, pero todo dependerá de la gravedad de los síntomas y de la forma en que evolucionen.

Sin embargo, incluso si se recuperara dentro de los próximos 14 días, el controversial personaje no podría asistir a sus compromisos de campaña pautados para los próximos días en tres estados clave: Wisconsin, Florida y Arizona. Esto también afectaría su asistencia al próximo debate presidencial programado para el 15 de octubre.

Cadena de contagios durante los debates

La noticia llega justo después de que una de las asesoras más importantes de su gabinete, Hope Hicks, diera positivo el jueves. Según los informes, Hicks había volado con Trump en el Air Force One el miércoles temprano, y además lo acompañó en el primer debate presidencial contra el candidato demócrata Joe Biden el martes en Cleveland, Ohio.

En vista de ello, el jueves en la noche Trump habló con Fox News revelando que tanto él como la primera dama se encontraban esperando los resultados de la prueba de detección de coronavirus.

Ahora bien, no es descabellado esperar que otras personas se hayan contagiado tanto en el trayecto como durante el debate televisivo con Joe Biden, celebrado el martes por la noche. Tanto él como otros asistentes deberán realizarse la prueba también.

Por el momento, no hay mucha información sobre su condición, pero la cuarentena en casa sugiere que no es grave. Sin embargo, si Trump llegara a desarrollar síntomas demasiado agudos como para realizar sus funciones, sería el vicepresidente Mike Pence quien quedaría a cargo momentáneamente.

Pero Pence también estuvo en contacto con Trump recientemente. El lunes asistió a un reunión del grupo de trabajo contra el coronavirus celebrada en la Casa Blanca, aunque no lo acompañó al debate presidencial.

En su anuncio, Trump mantuvo su optimismo frente al brote. “¡Saldremos de esto JUNTOS!”, expresó en su cuenta de Twitter, mientras que su esposa escribió: “Nos sentimos bien”.

Cabe destacar que el manejo del coronavirus por parte de la administración de Trump ha recibido fuertes críticas nacionales e internacionales. Hasta ahora se han confirmado 34,3 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo, de los cuales 7,31 millones han ocurrido en Estados Unidos, lo que lo mantiene en el primer lugar entre los países más afectados.