En el mundo, la pandemia del coronavirus continúa expandiéndose y contagiando a más individuos día a día. Ahora, en la mañana de este viernes, nos ha levantado con la noticia de que ha alcanzado a más miembros del alto mando estadounidense. Esta vez han sido el actual presidente, Donald Trump, y su esposa, Melania Trump, quienes han caído en las garras del COVID-19.

Actualmente, se cuentan más de 34 millones de casos en el planeta y 7 millones de estos pertenecen a Estados Unidos. Con los números creciendo cada vez más y las elecciones cerca, no podría haber un tiempo menos indiciado para Trump para caer enfermo. Sin embargo, los riesgos más importantes que corre no son realmente los políticos.

Es bien sabido que el COVID-19 parece ser más letal a medida que ataca a personas de edad más avanzada. A sus 74 años, Trump claramente forma parte de los grupos de alto riesgo. Junto a él, su oponente en la carrera a la presidencia, Joe Biden, candidato del partido demócrata, también se encuentra en un alto riesgo. Hasta ahora no se ha confirmado que Biden tenga el COVID-19; pero a sus 77 años y luego de haber compartido 90 minutos con Trump es un espacio cerrado durante el debate presidencial… las posibilidades de contagio son altas.

¿La salud de Trump y Biden corre peligro?

En estos momentos es aún pronto para saber si Biden se ha contagiado o si Trump desarrollará un caso grave de la enfermedad. Sin embargo, la posibilidad de que estos dos escenarios se den es bastante alta.

Debido a variados factores, tanto Trump como Biden parecen tener las de perder si debieran enfrentarse a la enfermedad. A continuación desglosaremos los diferentes factores que ponen en verdadero riesgo la salud del par de candidatos a la presidencia.

Edad

Tanto Trump como Biden están en el límite que indica el inicio de alto riesgo de muerte por COVID-19. Se estipula que, por lo menos, a partir de los 75 años una de cada 25 personas puede desarrollar un cuadro grave de coronavirus.

Igualmente, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) han estipulado que el bloque de edad en el que se encuentran Trump y Biden tienen un alto riesgo de mortalidad. Como base, se estipula que 8 de cada 10 fallecimientos en EE.UU. han sido personas de 65 años en adelante. Ahora, para la brecha de edad de Biden y Trump, el riesgo podría ser hasta 5 veces mayor.

Ya sea que esto se deba solo al envejecimiento de las células, al agotamiento del sistema inmunológico o a la aparición de comorbilidades, el resultado sigue siendo el mismo: a más edad; más riesgo –y tanto Biden como Trump caminan ahora por una fina línea–.

Género

Otro detalle importante que se ha notado a medida que la pandemia avanza es que los hombres parecen ser más susceptibles al virus. Como consecuencia, los casos graves de COVID-19 se han hecho más probables en ellos.

En general, este sesgo se atribuye a que, para empezar, los hombres tienden a tener peor salud que las mujeres. En el caso de los dos actores políticos, ninguno es particularmente un estandarte de buena salud general. Por lo que, el riesgo para ambos es alto.

Peso

Uno de los elementos que también puede contribuir al desarrollo de casos graves de COVID-19 es el padecer de obesidad. En el caso de Trump, con su índice de masa corporal superior a 30, nos encontramos con un claro caso de esta.

Como consecuencia, su organismo puede estar mucho más susceptible a la propagación del virus, lo que se traduciría en un caso más severo de coronavirus. El efecto de la grasa en el cuerpo puede activar de más los glóbulos blancos, que aumentarán las reacciones de inflamación del organismo y podrían colaborar con el desarrollo de las temidas tormentas de citoquinas.

Por su parte, Biden no padece obesidad, por lo que este último factor tal vez no sería de tanto riesgo para él. Sin embargo, a esta condición también se la relaciona con diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas, que sí podrían afectar a Biden, incluso sin obesidad.

¿Pánico en el alto mando estadounidense?

Ya anteriormente hemos explorado los diferentes escenarios que podrían presentarse en Estados Unidos si Trump contrajera el COVID-19. Ahora, quedaría ver cómo su condición y la de su esposa, Melania, avanzan para saber qué tan grave será el caso del actual mandatario estadounidense.

Por ahora, con lo dicho anteriormente, sabemos que la edad de Trump no es la más favorecedora en estos momentos –igual que la de Biden–, pero esto no implica que no tenga posibilidad de curarse y continuar con su mandato. Sin embargo, su contagio también ha significado el riesgo para otros miembros del alto mando estadounidense como el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows; y el vicepresidente Mike Pence –aunque ya este último ha dado negativo a la prueba de COVID-19–. Asimismo, su propia familia y su yerno, Jared Kushner, también podrían estar en riesgo.

Después de todo, en estos últimos días se llevó a cabo no solo el debate presidencial, sino también un gran número de reuniones que pudieron exponer tanto a demócratas como a republicanos al virus. Sobre todo cuando pensamos que, en la mayoría de los casos, reglas de seguridad mínimas, como el uso de mascarillas, no se pusieron en práctica.

Quedará por ver cómo se desenvuelve la situación en los próximos días para saber qué tanto se ha expandido el COVID-19 en los altos mandos demócratas y republicanos, así como qué tan afectada quedará la salud de Trump y si Biden llegó o no a contraer el virus.