La pandemia de COVID-19 ha paralizado gran parte de los deportes en todo el mundo, y la mayor evidencia de ello ha sido la suspensión de los Juegos Olímpicos correspondientes a este año.

Sin lugar a dudas, un golpe duro tanto para los atletas que participarían como para las economías que se verían beneficiadas. De modo que ahora, con el distanciamiento físico que merece la enfermedad, muchos deportistas han buscado la forma de mantenerse en forma, así sea compitiendo con ellos mismos.

“Los eventos cancelados requerirían un gran cambio en los planes de la mayoría de los atletas, tanto en su preparación física como psicológica”, dijo Amber Mosewich, investigadora de psicología del deporte de la Universidad de Alberta. En el siguiente artículo indagaremos en ello.

Atletas con más tiempo libre durante la pandemia

Mosewich plantea que los atletas paralizados por la pandemia han tenido que enfrentar desafíos que, aunque forman parte de la vida, pueden tener un gran impacto en su motivación y salud mental.

La incertidumbre respecto a prácticamente todo con la llegada del coronavirus, así como el cambio de rutina y el aislamiento, figuran como algunos de ellos, así como la baja demanda competitiva.

Los atletas probablemente tienen más tiempo libre ahora, incluso aunque entrenen a diario. Y aunque suene aburrido, esto puede significar también más tiempo para invertir en el desarrollo de otras habilidades.

“Estoy escuchando historias de ambos lados de la moneda y de cualquier punto intermedio”, dijo Mosewich. “Pero ha habido atletas que dicen que ahora tienen más tiempo para dedicarlo a desarrollar otras habilidades. Algunas de ellas son más físicas o tácticas, pero muchas de ellas son psicológicas”.

Una oportunidad para desarrollar otras habilidades

Muchos atletas son multifacéticos, mientras que otros trabajan arduamente para especializarse en ciertas disciplinas específicas. Pero ante la imposibilidad teórica de competir por el coronavirus, puede que intenten pulir aspectos aún ásperos en su vida personal y profesional, o trabajen en nuevos objetivos.

Mosewich dice que el simple hecho de mantenerse motivado aunque no haya una competencia de por medio constituye una habilidad a desarrollar durante estos meses de discreción. Asimismo, otras habilidades mentales importantes como la capacidad de lidiar con la incertidumbre, o entrenar sin un compañero o un equipo.

“Se necesita tiempo para desarrollar estas habilidades psicológicas, y luego, idealmente, primero las integra en su entrenamiento y luego en la competencia. Así que, de muchas maneras, esto podría brindar una buena oportunidad para tratar de perfeccionar algunas de esas habilidades”, explicó la experta.

Atletas se plantean objetivos diferentes al éxito competitivo

Cuando hablamos de deportes, muchos piensan que el objetivo es ganar. Y aunque en cierta forma sí lo es, estos también permiten desarrollar cualidades físicas y psicólogicas útiles para diferentes aspectos de la vida.

Con este tiempo libre, los atletas podrían orientarse más al trabajo de procesos diferentes al del éxito competitivo, como el incremento de la fuerza y la agilidad. Recordemos que el adversario no siempre será otro individuo: muchas veces somos nosotros mismos.

“Si consideramos la motivación de esta manera más orientada al proceso, un atleta aún puede ver ganancias sin esa competencia”, agregó Mosewich. Aquí pueden ayudar prácticas eficaces y menos riesgosas como el ciclismo y el yoga, que permiten mantener las condiciones físicas y mentales sin necesidad de contacto físico con otros.

Referencia:

How competitive athletes can stay motivated when they can’t compete. https://medicalxpress.com/news/2020-10-competitive-athletes.html