El cuidado de un hogar, y sobre todo, la crianza de los hijos, no son tareas sencillas. De hecho, cumplir con ellas se vuelve todo un desafío cuando también hay que atender el trabajo remunerado del que vivimos. Es por ello que una de las metas de la adultez es encontrar un punto de equilibiro en el que podamos cumplir con todo sin que ello implique un colapso.

Algunas personas se adaptan mejor que otras, pero recordemos que esto depende también de las circunstancias particulares de cada persona, pareja o familia. Pero en general, es difícil, pero no imposible… o quizás eso pensaban muchos antes de la pandemia.

Lo curioso es que la tendencia no ha sido tan catastrófica como han sugerido otros estudios y los memes que circulan por las redes sociales, y en esto se incluyen los padres. Una encuesta realizada en Estados Unidos ha sorprendido a muchos al revelar que los padres que trabajan están más contentos con su trabajo y están haciendo más cosas que las personas que no tienen hijos.

Padres que trabajan colaboran más en casa durante la pandemia

man in long sleeve shirt standing beside girl in pink tank top washing hands
Durante la pandemia, los padres que trabajan se han involucrado más con las tareas domésticas y el cuidado de los hijos.

Un equipo de investigadores de Rutgers Business School aplicó una encuesta en línea que respondieron más de 1,500 adultos con trabajo entre el 29 de abril y el 15 de mayor de este año. Entre ellos, 920 viven con su pareja del sexo opuesto.

Y aunque muchas mujeres en diferentes partes del mundo se han visto afectadas por el incremento del trabajo doméstico, este estudio en particular revela que tanto hombres como mujeres hacen más trabajo no remunerado mientras trabajan desde casa.

Antes de la pandemia, 15 por ciento de los hombres cuidaba activamente de los niños al menos cinco horas al día. Pero después de la COVID-19, este porcentaje casi se duplicó con el 29 por ciento que se registró en la encuesta.

Más satisfechos con el trabajo y más productivos

En cuanto a las tareas domésticas, solo 11 por ciento de los hombres solía dedicarles más de cinco horas diarias antes de la pandemia. Pero con el confinamiento, ahora el 20 por ciento de ellos cocina y limpia con regularidad.

Lo curioso es que los padres que trabajan también informaron sentirse mejor con su trabajo. 24 por ciento de los encuestados informó un aumento de su satisfacción laboral frente al 13 por ciento de los adultos que trabajan y no tienen hijos en casa.

Quizás esta mayor satisfacción podría haber estimulado también el rendimiento de los trabajadores con hijos (o quizás la presión por tener que cumplir con varias responsabilidades). Según la encuesta, 30 por ciento de los padres que trabajan informó un aumento de su productividad durante la pandemia, mientras que entre los trabajadores sin hijos en casa, solo 21 por ciento la experimentó.

Equilibrio entre las responsabilidades de ambas partes

Madre, Niño, Trabajar Desde Casa, P T, Trabajar En Casa
Aunque existen excepciones, las mujeres siguen teniendo la mayor carga en lo que respecta al cuidado de los hijos y del hogar.

Los investigadores han intentado encontrar una explicación para estos mayores niveles de productividad y satisfacción entre los que, en teoría, están más atareados. Y aunque suene cliché, puede que se deba al aumento del número de hombres que ayudan en el cuidado de los niños y las tareas domésticas durante la pandemia.

“Descubrimos que el aumento de las contribuciones de los hombres en el hogar tiene una influencia positiva en la satisfacción laboral y la productividad de las mujeres ”, dice Kristina Durante, directora de investigación del Centro de Mujeres Empresariales de Rutgers Business School.

“Cuando los papás juegan un papel más importante en el cuidado de los niños y en las tareas domésticas de rutina, ambos padres están en una mejor posición para tener éxito en el trabajo”.

En la actualidad, las mujeres siguen llevando la mayor carga de estas tareas, pero este aumento en las contribuciones masculinas podría estar influenciando sus sentimientos de satisfacción. Quizás porque esto permite equilibrar las cargas, lo que a su vez sugiere mayor tiempo y tranquilidad para cumplir con sus responsabilidades laborales.

La mejor parte es que estos resultados podrían implicar también cambios para las normas sociales que moldean a un trabajador ideal. Dicho esto, las empresas y leyes laborales podrían modificarse a fin de ajustar o proveer recursos que permitan a los empleados llevar vidas más equilibradas, y por consiguiente, tener un mejor desempeño como pareja, padre o madre, y trabajador.

Referencia:

Rutgers researchers: Job Satisfaction, Productivity Rise for Working Parents during COVID-19. https://www.business.rutgers.edu/news/rutgers-researchers-job-satisfaction-productivity-rise-working-parents-during-covid-19