Cuando se habla de tarántulas, muchos sentirán miedo, mientras que otros se inclinarán más hacia la admiración. Son las arañas más grandes de la familia Lycosidae, y aunque la mayoría las ha visto de color marrón y negro, estas también pueden exhibir tonos menos fúnebres, como azul, verde, púrpura y rojo.

A pesar de ello, son animales crepusculares, lo que hace que su amplia paleta de colores sea difícil de apreciar, al menos para los humanos. Pero los investigadores tampoco tenían claro si ellas mismas son conscientes de sus propios patrones de colores en condiciones como el crepúsculo, donde son más activas.

Lo bueno es que un nuevo estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B parece avanzar en la comprensión de este tema. Los hallazgos sugieren que las tarántulas pueden ver bien los colores durante el día, y más interesante aún, puede que, al menos el verde y el azul, cumplan alguna función en su vida.

Las tarántulas sí pueden ver colores

A plena luz del día, un humano con una visión relativamente normal puede distinguir fácilmente los colores de otros humanos y de otros entes en su entorno. Pero en la oscuridad, esta capacidad se reduce significativamente.

No ocurre lo mismo en algunos animales como lagartijas, polillas y murciélagos, que tienen una visión desarrollada para distinguir colores incluso en condiciones de completa oscuridad.

Los investigadores estaban interesados en determinar si las tarántulas entran en este equipo. Siguiendo este objetivo, examinaron fotos de 37 géneros de tarántulas de todo el mundo, midiendo el espectro de colores y anotando rasgos de comportamiento específicos. Adicionalmente, hicieron una revisión cuidadosa de su historia evolutiva.

Una proteína llamada opsina les permite ver a color

El estudio reveló que las tarántulas tienen muchos tipos de genes de opsina, proteínas sensibles a la luz que se encuentran en las células fotorreceptoras, y que ayudan a los animales a ver los colores.

La mayoría de los géneros estudiados tienen una variedad de opsinas, sobre todo en las que son activas durante el día, como las arañas pavo real danzantes. Esto quiere decir que las tarántulas sí son capaces de detectar los colores.

“A pesar de sus tendencias crepusculares, las tarántulas expresan una diversidad considerable de genes de opsina, un hallazgo que contradice el consenso actual de que las tarántulas tienen una visión deficiente del color debido a la baja diversidad de opsinas” , escriben los autores en su artículo.

¿Cumple el color alguna función en la vida de las tarántulas?

Otra inquietud abordada en este estudio fue la posibilidad de que la presencia de colores tan llamativos como el azul y el verde tuviera algún tipo de relación con comportamientos de las arañas.

Los investigadores consideraron comportamientos como: la estridulación, que consiste en frotar las piezas bucales para hacer un ruido que ahuyenta a los depredadores; la urticación, que les permite usar sus pelos como armas; y el arborismo que, como sugiere su nombre, consiste en vivir en los árboles.

Los dos primeros fueron de especial interés por tratarse de comportamientos asociados a la supervivencia. Una de las hipótesis planteaba que las arañas con colores azules o verdes quizás podrían defenderse mejor que las que no los tienen. Sin embargo, no encontraron evidencia de que la estridulación y las cerdas urticantes se relacionaran de alguna forma con estos colores.

El color verde puede funcionar como camuflaje

Aún así, descubrieron que el color verde probablemente sí juega un papel en su supervivencia. Los investigadores creen que este color puede ayudar a las arañas a evitar ser vistas, un comportamiento conocido como cripsis.

Los autores señalan que la coloración verde probablemente podría haber evolucionado unas ocho veces, mientras que la coloración azul encaja más como una “condición ancestral que parece perderse con más frecuencia” comparada con su adquisición. Esto sugiere que hay una cierta necesidad por el verde.

“La evolución de la coloración verde parece depender de la presencia de arboricultura, lo que sugiere que probablemente se originó y funciona en la cripsis a través de la coincidencia de sustrato entre las hojas”.

El problema es que esta explicación no aplica para las tarántulas de color azul metálico, que quizás utilizan este color para escoger a su pareja. Por el momento, el papel del azul no está claro.

Referencia:

The evolution of coloration and opsins in tarantulas. https://royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rspb.2020.1688