Crédito: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

La terapia hormonal es bien conocida por su utilidad a la hora de ayudar a las mujeres que entran en la menopausia. Ya que les permite lidiar con los síntomas más fuertes de este ciclo biológico. Sin embargo, la verdad es que esta no es la única de sus funciones.

Para poder dar una prueba de esto, la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés) se enfrascó en una nueva investigación. Dentro de ella, se incluyó un tratamiento hormonal para la menopausia y el registro de los efectos del progreso que tiene sobre la aterosclerosis en el organismo.

También conocida como arteriosclerosis, esta condición se caracteriza por el endurecimiento y obstrucción de las arterias por la inflamación de los tejidos. Como consecuencia, estas no pueden mantener un flujo sanguíneo regular, originando distintas fallas en los órganos y variados problemas cardiovasculares.

Analizando nuevas posibilidades

Según indica la investigación presentada en la Reunión Anual Virtual 2020 de NAMS, el utilizar la terapia hormonal de estradiol podría ser lo necesario para combatir la aterosclerosis.

Los científicos se enfocaron específicamente en identificar los diferentes efectos de dicha terapia sobre la progresión de la arterioesclerosis. Esto último dependiendo de si se aplicaba de forma temprana o tardía. Para llevar a cabo el estudio, se basaron en los datos del estudio Early Versus Late Intervention Trial With Estradiol (ELITE). Para su realización, se trabajó con mujeres postmenopáusicas “relativamente sanas y jóvenes”, tal como aclaró NAMS en su comunicado.

Según lo recopilado en el estudio, fue posible notar entonces que la terapia hormonal basada en estradiol era capaz de contrarrestar los biomarcadores de la inflación en el organismo. Al hacer esto, se abre todo un nuevo mundo de posibilidades en el que esta hormona podría actuar como inhibidor a largo plazo de las consecuencias más graves de la aterosclerosis.

La terapia hormonal como represor de la arterioesclerosis

Los biomarcadores específicos que de inflamación que se vieron inhibidos en el ensayo fueron E-selectina, ICAM-1, IFNγ e IL-8. Para detectarlos se llevó a cabo un experimento. Sus resultados se retrataron en el estudio denominado: “Efecto de la terapia con estradiol sobre los marcadores de inflamación: resultados del ensayo de intervención temprana versus tardía con estradiol (ELITE)”.

Al hacer referencia a este, la doctora Roksana Karim, de la facultad de medicina de la Universidad Keck del Sur de California, comentó:

“Estratificado por tiempo desde la menopausia, las mujeres dentro de los 6 años de la menopausia cuando se asignó al azar a la terapia hormonal mostraron una reducción significativa en los niveles de E-selectina, ICAM-1 e IL-8 en comparación con [el grupo que recibió el] placebo; sólo los niveles de E-selectina fueron significativamente más bajos en las mujeres aleatorizadas a la terapia hormonal 10 o más años desde la menopausia en comparación con el placebo”.

En pocas palabras, las mujeres con menos de 6 años desde el inicio de la menopausia mostraron una respuesta mucho más completa a la terapia hormonal. Por otro lado, aquellas que ya habían pasado la década desde el inicio de este ciclo biológico tuvieron una reacción más leve. Por lo que los investigadores llegan a concluir que la terapia con estradiol temprana es mucho más efectiva que la tardía. Todo ya que esta detiene el avance de la aterosclerosis inhibiendo los variados biomarcadores inflamatorios implicados en el proceso.

Impacto futuro

Como sabemos, el proceso de inflamación crónica de los vasos sanguíneos causado por la arteriosclerosis puede llevar a casos graves de problemas cardiovasculares. Además, de hecho, estos se convierten en la primera causa de muerte en las mujeres estadounidenses que ya han pasado la menopausia.

Con los resultados del estudio, es más fácil ver que un tratamiento hormonal temprano también puede ser efectivo para aumentar la esperanza de vida de las mujeres postmenopáusicas. Por ahora:

“Se necesitan más investigaciones para comprender mejor cómo el tiempo transcurrido desde la menopausia altera el impacto de la terapia hormonal sobre el riesgo de enfermedad cardíaca”, afirmó la directora médica de NAMS, la doctora Stephanie Faubion.

Sin embargo, ya los primeros datos dados por la investigación ayudan a “comprender mejor los posibles mecanismos fisiológicos que podrían explicar por qué la terapia hormonal ralentiza la progresión de la enfermedad cardíaca poco después de la menopausia”, continuó Faubion. Debido a esto, la medicina ha dado un primer gran paso para comprender cómo dar los mejores tratamientos a sus pacientes con menopausia. De este modo, pueden trabajar para aumentar su calidad de vida.

Referencia:

How Hormone Therapy Slows Progression of Atherosclerosis: https://www.menopause.org/docs/default-source/press-release/estradiol-therapy-on-markers-of-inflammation-9-24-20.pdf