La inteligencia artificial (IA) crece cada día, ese estilo de vida ligado a la automatización de actividades está cada vez más entre nosotros, cambiando la forma en que vivimos y sucede a pasos agigantados. Son muchas las empresas que hacen uso de este tipo de tecnologías para facilitar procedimientos laborales, no solo para el ser humano, sino, para aliviar costos.

En su mayoría, estas organizaciones mantienen sus procesos bajo secreto para llevar a cabo sus funciones de manera más eficiente.

Sin embargo, un hecho sin precedente acaba de suceder en dos localidades, Ámsterdam y Helsinki, y es que las autoridades de esas ciudades han puesto a disposición de la comunidad los registros de la IA que manejan para llevar a cabo operaciones de índole público. Jan Vapaavuori, alcalde de Helsinki, expresó:

“Helsinki aspira a ser la ciudad del mundo que mejor capitalice la digitalización. La digitalización está fuertemente asociada con la utilización de inteligencia artificial. Con la ayuda de la inteligencia artificial, podemos brindar a las personas de la ciudad mejores servicios disponibles en cualquier lugar y en cualquier momento. Al frente de la ciudad de Amsterdam, estamos orgullosos de decirles a todos abiertamente para qué usamos la IA”.

Dichos registros fueron llevados cabo por la empresa Saidot, una organización que apoya la iniciativa planteada por Jan Vapaavuori, de hacer más entendible para los organismos estatales el algoritmo de IA que manejan en sus servicios.

¿En qué consiste el registro de algoritmos?

En una base de datos que detalla el funcionamiento de los sistemas de IA que usan en la ciudad. En el caso de Helsinki, al contar con chatbots, permite el intercambio de opiniones, sugerencias y la posibilidad de participar en investigaciones. Por su parte, Amsterdam incluye “un sistema de control de estacionamiento automatizado”, funcionalidad que le permitirá evaluar el comportamiento de los habitantes en espacios públicos.

Y lo más importante de todo, es que se crea con el propósito de expandirse y crear una “IA recíproca y centrada en el ser humano en el futuro”. Así lo afirma Pasi Rautio, director del proyecto de Helsinki City Data, IA y robotización:

“El uso de la inteligencia artificial se está volviendo más común en el mundo y su uso también aumentará en los servicios de la ciudad en el futuro, a medida que la inteligencia artificial se familiarice y la ciudad aprenda más sobre sus aplicaciones. La amplia utilización de la inteligencia artificial está condicionada a mantener la confianza en las actividades de la ciudad. Por eso, la ciudad se esfuerza por fortalecer esta confianza con la mayor apertura posible. Por eso también se ha creado el Registro de Inteligencia Artificial”.

Estos registros no están completamente optimizados, sin embargo, es un proyecto que va en expansión y que puede servir de ejemplo a entidades, para que estrechen lazos con sus habitantes al poner a su disposición la forma en la que los sistemas inteligentes manejan sus datos.