Hasta los momentos, la pandemia del coronavirus ha contagiado a más de 32, 3 millones de individuos en todo el mundo. Igualmente, otras 984 mil ya han sucumbido ante este.

Mientras ambos conteos continúan en aumento, podemos observar que diferentes áreas del mundo parecen estar más afectadas que otras. Por ejemplo, tan solo en Estados Unidos ya se cuentan más de 6 millones de personas afectadas por el COVID-19. Por otro lado, en todo el continente africano, el total de contagiados no supera el millón y medio de casos.

Desde el inicio de la pandemia, se pensó África sería de los continentes más afectados. No obstante, con el paso del tiempo ha quedado demostrado que las proyecciones que se hacían para este territorio no han acertado.

Ahora, haciendo referencia a la particular situación de “calma” que vive África con respecto a la situación del coronavirus, la Organización Mundial de la Salud ha recalcado cómo el continente ha evitado un aumento “exponencial” de casos en todas sus naciones.

Escapando del aumento “exponencial” de contagios

Como sabemos, países como Estados Unidos, Brasil y Rusia solo continúan aumentando sus conteos de contagios desde que se dio el primer brote en sus territorios. Por otra parte, también hemos visto cómo naciones como Italia, España, Francia y otros países europeos escapaban de las garras del COVID-19 para recaer ahora ante una segunda ola de contagios.

En este tiempo, América Latina, que había estado en un principio también bastante resguardada, comenzó a tener brotes desbordados de contagios desde el primer reporte que se dio en Brasil. Ahora, grandes focos de contagio también se desarrollan en el territorio latinoamericano.

Debido a esto, se esperaba que un problema similar se desatara en África luego de que los primeros casos de COVID-19 se confirmaron entre sus fronteras. Sin embargo, ese gran brote nunca llegó, logrando el continente escapar así el peligroso aumento “exponencial” de casos que se ha visto en el resto del mundo. Incluso, la OMS ha llegado a decir que África ya superé el pico de contagios en su territorio.

Los contagios en África

En un comunicado en francés enviado este viernes por la agencia de salud de la ONU desde su oficina regional en la capital del Congo, Brazzaville, la OMS ha abordado el tema de África y cómo parece haber logrado escapar a la situación de crisis pandémica mundial.

Para esto, primeramente abordó la naturaleza de los contagios en el territorio africano desde la aparición de estos en el continente y cómo estos han evolucionado:

“La transmisión de COVID-19 en África estuvo marcada por relativamente menos infecciones que han disminuido en los últimos dos meses”.

“En las últimas cuatro semanas se registraron 77.147 casos nuevos frente a 131.647 en las cuatro semanas anteriores”, completó Matshidiso Moeti, el director de la OMS para África.

Con esto, es posible ver incluso que el ritmo de contagios en África ha ido descendiendo sostenidamente. Lo que va en contra de las tendencias que vemos en el resto del mundo. Esto permite ver cómo África está triunfando en la lucha contra el COVID-19. Sin embargo, ahora, la pregunta que todos nos hacemos es: ¿cómo?

Una sumatoria de factores

La OMS ha achacado el éxito de África contra la pandemia del coronavirus a una variedad de factores que se superponen. En primer lugar, ha estipulado que el clima cálido y un poco húmedo del territorio ha complicado la supervivencia del virus.

Igualmente, ha comentado que “la baja densidad de población, (…) y el alto porcentaje de jóvenes combinados” también tengan que ver con este situación. Como sabemos, los casos más graves de COVID-19 suelen ser en personas mayores de 50 años o con condiciones de salud subyacentes. En África, la mayor parte de la población es joven y , en general, han manifestado casos asintomáticos de la enfermedad.

“Alrededor del 91% de las infecciones en África subsahariana afectaron a personas menores de 60 años y más del 80% de estos casos fueron asintomáticos”, explicó con más profundidad la OMS.

Debido a detalles como esto, las tasas de infección y contagio del virus se han mostrado bajas en todo el continente. Solo naciones como Argelia, Camerún, Etiopía, Ghana, Costa de Marfil, Kenia, Madagascar, Nigeria, Senegal y Sudáfrica se han visto más afectadas, pero ninguna en un nivel exponencial o comparable con las crisis de salud que se presentan en otras latitudes.

La situación actual

Ahora, África contabiliza un total de 1.439.657 casos entre todas sus naciones, según un recuento realizado este viernes por la AFP. Igualmente, este también contabilizó hasta la fecha 34.706 fallecimientos dentro del territorio africano.

De entre las naciones afectadas, Sudáfrica es el país que más dificultades ha tenido con más de 667.049 casos de COVID-19 y 16.283 muertes por su causa, según AFP. Sin embargo, esto no es nada comparado con las más de 600 mil muertes que ya se han dado solo en los Estados Unidos por el SARS-CoV-2, por ejemplo.

En resumen, el continente africano no se encuentra totalmente a salvo del COVID-19 y este aún continúa circulando dentro de su territorio. Pero parece que su incidencia es cada vez menor.

Como un punto final, la OMS comentó que las medidas tomadas por países como la propia Sudáfrica fueron decisivas para la detención de los contagios. Desde temprano este año la nación cerró sus fronteras y restringió sus actividades comerciales. Otros países africanos también imitaron este sistema y han ido liberándolo poco a poco desde junio de este año. Según parece, esta estrategia realmente pudo haberles funcionado para evitar un futuro tétrico para su territorio.