La obesidad es una enfermedad que deriva en muchas otras, como problemas cardíacos, diabetes y cáncer, y aunque sea difícil de creer, también puede tener efectos graves a nivel cognitivo.

Por ejemplo, un nuevo estudio reveló que las personas con sobrepeso severo tienen menos probabilidades de que sus cerebros formen nuevas conexiones. Los hallazgos, publicados en la revista Brain Sciences, sugieren que este factor puede tener implicaciones significativas en la recuperación tras un accidente cerebrovascular o una lesión cerebral.

Estimulación magnética transcraneal

Los investigadores de UniSA y la Universidad de Deakin evaluaron a 15 personas obesas con edades comprendidas entre 18 y 60 años, y las compararon con un grupo de 15 personas con un peso saludable.

El estudio involucró una serie de experimentos que basados en la estimulación magnética transcraneal repetida a fin de ver con qué fuerza respondían los cerebros de los participantes.

De este modo, observaron una actividad neuronal significativa en respuesta a la estimulación en el grupo de control de peso saludable, mientras que en el grupo de pacientes con obesidad la respuesta neuronal fue mínima. En los primeros, la respuesta sugiere una plasticidad cerebral normal, pero en los segundos esta mostraba fallas.

¿Qué es la plasticidad cerebral?

Podemos definir la plasticidad cerebral como aquello que nos permite aprender cosas nuevas y cambiar la forma en que pensamos a lo largo de nuestra vida en función de dicho aprendizaje.

Como muchos saben, el cerebro procesa una gran cantidad de información, mucha más de la que nos percatamos, lo que requiere cierta rapidez. Si la plasticidad se reduce, este procesamiento tomará más tiempo, y esto puede afectar la calidad de vida al punto de causar discapacidades.

Los hallazgos de este estudio sugieren que es menos probable que las personas con obesidad puedan aprender nuevas tareas, modificar hábitos o recordar cosas debido a esta disminución.

“Por primera vez, encontramos que la obesidad se asoció con una función cerebral deficiente, lo que agregó más apoyo a la necesidad de abordar la epidemia de obesidad”, dijo el Dr. Brenton Hordacre.

Implicaciones para recuperación de accidentes cerebrovasculares

El autor también destaca que estos hallazgos podrían tener implicaciones en la recuperación de ciertos pacientes luego de sufrir accidentes cerebrovasculares o lesiones cerebrales, en los que la plasticidad cerebral juega un papel clave.

“Estos nuevos hallazgos sugieren que perder peso es particularmente importante para un envejecimiento cerebral saludable o para la recuperación en personas que sufren accidentes cerebrovasculares o lesiones cerebrales, donde el aprendizaje es fundamental para la recuperación”.

Según la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo cerca de 650 millones de personas padecen obesidad, lo que se traduce en un mayor riesgo de otras enfermedades. Actualmente, esta cifra promete aumentar.

Mientras que alrededor de 15 millones de personas en el mundo sufren accidentes cerebrovasculares cada año. Esta constituye la principal causa de discapacidad, que afecta el habla, la cognición y la memoria.

Referencia:

Obesity is Associated with Reduced Plasticity of the Human Motor Cortex. https://www.mdpi.com/2076-3425/10/9/579