Prácticamente todo lo que ocurre en nuestra vida tiene cierto impacto sobre nuestra salud, razón por la cual los expertos recomiendan mantener un estilo de vida lo más saludable posible: alimentación balanceada, actividad física y en promedio unas ocho horas de sueño diarias.

Pero bien sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, sobre todo cuando hay trastornos de por medio, y poco a poco el impacto de ciertos comportamientos va haciendo presencia.

Un ejemplo de ello es la apnea obstructiva del sueño, una enfermedad crónica que, a pesar de afectar el sueño, puede alterar el microbioma intestinal y promover comorbilidades como la diabetes, hipertensión y problemas cognitivos.

Existe evidencia que apoya esta afirmación, pero ahora los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri y MU Health Care han descubierto la forma en que estos trastornos afectan el microbioma intestinal y una posible terapia para resolverlo.

Monitoreo del sueño después de trasplantes fecales

Los investigadores expusieron a ratones machos a condiciones de aire ambiental o hipoxia intermitente, una condición en la que el cuerpo no recibe suficiente oxígeno, a fin de simular la apnea obstructiva del sueño. Cuando transcurrieron seis semanas, recolectaron materia fecal de todos los individuos.

Entonces un tercer grupo de ratones se dividió para recibir bien un trasplante fecal de los ratones que respiraban aire ambiente, o de los ratones sometidos a hipoxia intermitente previamente. Después del procedimiento, el sueño de los ratones trasplantados fue monitoreado durante tres días consecutivos para identificar cualquier cambio.

Los investigadores descubrieron que los ratones del grupo de hipoxia intermitente que recibieron trasplantes fecales mostraron mayor somnolencia que antes: durmieron más y con más frecuencia durante su período normal de vigilia.

“El análisis del microbioma fecal mostró diferencias de perfil entre los ratones trasplantados de ratones donantes con hipoxia intermitente frente a los expuestos al aire ambiente, lo que indica que el trasplante alteró la modificación genética de los ratones receptores”.

Manipular el microbioma intestinal puede ayudar a regular el sueño

Este estudio demostró que el microbioma intestinal en realidad juega un papel clave en la regulación del sueño. Asimismo, propone un posible tratamiento para los humanos que padecen apnea del sueño crónica.

“Al manipular el microbioma intestinal, o los subproductos de la microbiota intestinal, estaríamos en condiciones de prevenir o al menos paliar algunas de las consecuencias de la apnea del sueño”, dijo David Gozal, autor principal del estudio.

El experto mencionó que combinar la presión positiva continua de las vías respiratorias con probióticos personalizados que cambian el microbioma intestinal podrían contribuir con la mejora del cansancio y la fatiga, por ejemplo. Esto a su vez podría reducir las consecuentes enfermedades asociadas al trastorno, que afectan también aspectos cognitivos.

Referencia:

Fecal microbiota transplantation from mice exposed to chronic intermittent hypoxia elicits sleep disturbances in naïve mice. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0014488620302703?via%3Dihub