La identificación de la vitamina E se remonta al año 1922, cuando dos científicos descubrieron que esta era esencial para que las ratas llevaran sus embarazos con normalidad. Desde entonces, también se le conoce como la “vitamina de la fertilidad”.

Sin embargo, los científicos se han preguntando durante mucho tiempo por que los embriones necesitan de la vitamina E, y por qué este nutriente es clave para un nacimiento saludable.

Interesados por dar respuesta a estas preguntas, los investigadores de la Universidad Estatal de Oregon hicieron pruebas con un modelo de pez cebra, que aunque suene difícil de creer, es muy similar a los humanos.

Así descubrieron que los embriones de pez cebra con deficiencia de vitamina E tienen cerebros y sistemas nerviosos malformados, lo que sugiere que este es el punto en que inicia el papel del macronutriente. Los hallazgos, que aplican también para mujeres en edad fértil, se publicaron en la revista Scientific Reports.

Pez cebra como modelo de estudio

Danio Rerio, Zebra En El Laboratorio, Peces Pequeños
El pez cebra es muy similar a los seres humanos a nivel celular, molecular y genético.

El pez cebra es una especie de agua dulce de rápido crecimiento, que pasa de apenas ser un huevo fertilizado a un pez capaz de nadar por sí mismo en tan solo cinco días. Además, es transparente y fácil de cuidar, lo que lo convierte en un modelo útil para los estudios genéticos de los vertebrados.

Asimismo, el pez cebra tiene similitudes con los seres humanos a nivel molecular, genético y celular, por lo que los resultados que se obtienen con este se pueden replicar en los humanos. Es por ello que fue escogido como modelo animal para el estudio en cuestión.

Malformaciones y muerte en embriones

Los investigadores generaron peces cebra adultos, algunos de los cuales se alimentaron con dietas con suficiente vitamina E, mientras que otros con vitamina E deficientes. Luego, compararon sus embriones para determinar el papel que juega la vitamina E en su desarrollo, descubriendo que los embriones de pez cebra sin vitamina E mostraron defectos del tubo neural y defectos cerebrales graves.

“Los errores severos del desarrollo en los embriones sin vitamina E se caracterizaron por patrones inadecuados del sistema nervioso de las señales transcripcionales generalmente cuidadosamente programadas. El análisis histológico también mostró defectos de desarrollo en la formación del cerebro anterior, medio y posterior y somitas de los embriones”.

Los embriones de pez cebra con deficiencia de vitamina E vivieron durante un máximo de 24 horas, luego de lo cual empezaron a morir. Según los autores, a las seis horas de su creación, no había diferencias entre ellos; estas solo fueron visibles a las 12 horas, y para entonces su impacto no era tan letal como a las 24 horas, donde los cambios dramáticos dejaron clara la importancia de la vitamina E en el desarrollo embrionario.

En palabras de Maret Traber, profesora de la Facultad de Salud Pública y Ciencias Humanas de OSU, el cerebro estaba “absolutamente físicamente por no tener suficiente vitamina E”, de forma similar a como ocurre en ausencia de ácido fólico.

Vale la pena recordar que, en un embrión, el cerebro y el tubo neural aparecen de manera temprana para desencadenar la formación del sistema nervioso, el cual inervará todos los órganos y estructuras que formarán la cuerpo más adelante.

“Al actuar como células madre, las células de la cresta neural son importantes para el cerebro y la médula espinal y también pasan a ser las células de unos 10 sistemas de órganos diferentes, incluidos el corazón y el hígado”, explicó Traber.

“Al tener esas células en problemas con la deficiencia de vitamina E, básicamente se desregula toda la formación del embrión. No es de extrañar que veamos la muerte del embrión con deficiencia de vitamina E”.

Datos adicionales sobre la vitamina E

Brasil, Nueces, De Salud, Saludable, Los Alimentos
Podemos encontrar la vitamina E en aceites como el de oliva y frutos secos, pero también en suplementos.

La vitamina E se conoce científicamente como alfa-tocoferol, en realidad es un grupo de ocho compuestos, cuatro tocoferoles y cuatro tocotrienoles, con una estructura química bien definida.

Se encuentra con frecuencia en aceites, como el aceite de oliva, pero también en las avellanas, las semillas de girasol y los aguacates. El alfa-tocoferol se encuentra en suplementos y alimentos asociados con la dieta europea. Mientras que el gamma-tocoferol se encuentra con mayor frecuencia en la dieta estadounidense.

Es muy popular entre las mujeres porque parece favorecer la salud de la piel, pero este estudio ha demostrado que sus funciones inician muy temprano en la vida. Los investigadores avanzaron mucho en la comprensión de su papel en el desarrollo embrionario, pero reconocen que aún es necesario profundizar para identificar a los genes involucrados.

Referencia:

Vitamin E is necessary for zebrafish nervous system development. https://www.nature.com/articles/s41598-020-71760-x