Como muchos saben, AstraZeneca y la Universidad de Oxford se vieron en la necesidad de pausar los ensayos clínicos de su candidata a vacuna contra el coronavirus ChAdOx1 nCoV-19. La causa fue una enfermedad inesperada en una voluntaria que recibió dos dosis, cuyos síntomas parecían coincidir con los de mielitis transversa.

Hasta ahora, no se habían divulgado mayores detalles sobre el caso, por cuestiones de confidencialidad. Sin embargo, el jueves CNN obtuvo un informe de seguridad en el que se vislumbran nuevos datos de la condición neurológica que afectó a la receptora de la vacuna.

Dolor de cabeza y dificultad para usar las extremidades

Según el informe, el caso corresponde a una mujer de 37 años, sana, sin antecedentes de enfermedades graves, que experimentó mielitis transversa confirmada” después de recibir su segunda dosis de la vacuna.

La paciente recibió su primera dosis a principios de junio, en el marco de la fase III de los ensayos clínicos de ChAdOx1 nCoV-19, y estaba bien. Pero tras recibir la segunda dosis a finales de agosto, salió a correr el 2 de septiembre y experimentó “una sacudida”.

Al día siguiente, tenía dificultades para caminar, dolor en las extremidades, debilidad en los brazos, disminución de la la sensibilidad en el torso, dolor de cabeza y disminución de la capacidad de usar las manos.

Cuando los médicos la examinaron, no encontraron ninguna lesión obvia en la columna, ni ningún antecedente de enfermedad neurológica, pero fue hospitalizada el 5 de septiembre.

AstraZeneca dice que la enfermedad no está vinculada a la vacuna

Al principio, se estimó que se trata de una mielitis transversa, una enfermedad muy rara que también se ha observado en otros desarrollos de vacunas, pero los representantes del proyecto no confirmaron nada en aquel momento.

Según CNN, el informe de seguridad, con fecha del 10 de septiembre, se envió a los médicos involucrados en los ensayos clínicos de esta vacuna el 11 de septiembre. Este señala dos veces que la mujer fue diagnosticada con mielitis transversa “confirmada”. Además, un neurólogo que también revisó el caso “sugirió que los síntomas eran compatibles con el diagnóstico de mielitis transversa”.

Lo curioso es que cuando CNN preguntó sobre ello, AstraZeneca dijo que era “improbable” que la enfermedad estuviera relacionada con la vacuna.

“Después de una revisión independiente, se consideró improbable que estas enfermedades estuvieran asociadas con la vacuna o no había evidencia suficiente para decir con certeza que las enfermedades estaban o no relacionadas con la vacuna”.

Hasta ahora, no se han diagnosticado nuevos casos similares entre otros voluntarios que estén participando en el estudio, y según el neurólogo que trató a esta paciente, sus síntomas se resolvieron “bastante rápido”.

“Sus síntomas se resolvieron bastante rápido considerando que su enfermedad comenzó hace sólo cuatro días”, dicen los autores del informe. “Sus síntomas estaban mejorando. Su fuerza y ​​destreza en sus manos estaban mejorando”.

Por su parte, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., donde aún no se han reanudado los ensayos, dijo que este caso era “único” entre todos los voluntarios.

Añadió que “sería inusual detener completamente un ensayo sobre la base de un solo evento adverso”, por lo que hay altas expectativas de que las pruebas en EE.UU. continúen pronto. Hasta ahora, se han reanudado en Reino Unido y Brasil.

Referencia:

El informe de seguridad interno de AstraZeneca revela información sobre la condición neurológica que padece la participante del ensayo de la vacuna. https://cnnespanol.cnn.com/2020/09/17/el-informe-de-seguridad-interno-de-astrazeneca-revela-informacion-sobre-la-condicion-neurologica-que-padece-la-participante-del-ensayo-de-la-vacuna/