El Departamento de Comercio de Estados Unidos ha liberado un comunicado este viernes 18 de septiembre indicando que pronto todas las descargas de TikTok estarán prohibidas en el territorio nacional.

La comunicación oficial ha citado nuevamente motivos de seguridad nacional como la motivación detrás de esta decisión gubernamental. Con ella, tanto TikTok como la app de mensajería china, WeChat, comienzan a contar sus últimos días en el territorio estadounidense.

Por los momentos, parece que los usuarios que ya han descargado la app podrán continuar teniendo acceso a ella. Debido a esto, lo que verdaderamente se estará limitando será que el crecimiento de la app continúe en Estados Unidos.

TikTok y WeChat, “amenazas para la seguridad nacional”

Dentro del comunicado del Departamento de Comercio, se aclara que Estados Unidos ve a ambas aplicaciones como posibles puntos desde los cuales el Partido Comunista chino puede espiar a los ciudadanos estadounidenses. El ente de gobierno reconoce que las amenazas de ambos claramente son distintas debido a las brechas en sus bases de usuarios y al conocimiento general de la gente sobre ellas. No obstante, al final considera que ambas son posibles brechas que abren paso a fugas de información estadounidense.

En China, todas las empresas están sujetas a una legislación que las forza a cooperar con el gobierno en todo momento de ser solicitadas. Por este motivo, empresas como ByteDance, propietaria de TikTok, podrían verse obligadas a ofrecer los datos que tengan sobre TikTok y sus usuarios si el gobierno chino lo solicita. Esta misma situación ocurre con WeChat.

Las prohibiciones

Según menciona el comunicado escrito por Wilbur Ross, secretario del Departamento de Comercio, las diferentes prohibiciones a las aplicaciones no llegarán todas el simultáneo. Por ejemplo, para ambas aplicaciones este domingo 20 de septiembre solo se instaurarán dos medidas principales en las que se prohíbe:

“[1] Cualquier prestación de servicio para distribuir o mantener las aplicaciones móviles de WeChat o TikTok, el código constitutivo o las actualizaciones de aplicaciones a través de una tienda de aplicaciones móviles en línea en los EE. UU.;

[2] Cualquier prestación de servicios a través de la aplicación móvil WeChat con el fin de transferir fondos o procesar pagos dentro de los EE. UU”.

Por su parte, para WeChat, este domingo también implicará la llegada de otras medidas como la prohibición de:

“[1] Cualquier prestación de servicios de alojamiento de Internet que permita el funcionamiento u optimización de la aplicación móvil en los EE. UU.;

[2] Cualquier prestación de servicios de red de entrega de contenido que permita el funcionamiento u optimización de la aplicación móvil en los EE. UU.;

[3] Cualquier prestación contratada o arreglada directamente de tránsito por Internet o servicios de peering [interconexión de servicios de internet] que permitan la función u optimización de la aplicación móvil dentro de los EE. UU.;

[4] Cualquier uso del código constitutivo, funciones o servicios de la aplicación móvil en el funcionamiento de software o servicios desarrollados y / o accesibles dentro de los EE. UU”.

Estas medidas también le serán aplicadas a TikTok, pero a partir del 12 de noviembre de este año.

La excepción

El retraso en la aplicación de las medidas viene de la mano con una nueva prórroga. Esta se instaura para que la app de videos cortos pueda seguir negociando en EE.UU.

Si, para la nueva fecha límite que se ha estipulado hoy, la empresa ha resuelto satisfactoriamente las preocupaciones de seguridad del gobierno estadounidense, las medidas tomadas se revocarán para ella y podrá seguir trabajando en el territorio.

Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo. Sobre todo si pensamos que aún no se ha mostrado la primera evidencia de que esta app esté almacenando información en ByteDance en lugar de en su sede principal en California, ni de que alguna vez haya compartido sus datos con el gobierno chino. Por lo que, le será difícil convencer a sus acusadores, jueces y verdugos de que es inocente cuando estos están dispuestos a creer en su culpabilidad sin tener pruebas.