La ciberdelincuencia se ha disparado de forma exponencial, no solo ataca a las grandes empresas, sistemas educativos, sino que también ha llegado al sistema hospitalario. A nivel mundial se han registrado una cierta cantidad de casos, donde las redes y sistemas informáticos de los hospitales han sido violentados.

A principio de año, en enero 2020 se registró en Madrid un ataque, tiempo después otro en Barcelona sin consecuencias mayores, sin embargo esta situación deja en evidencia la falta de cuidado de bandas delictivas dedicadas a meter zozobras y extorsionar a sus semejantes.

El caso más reciente lo tiene Alemania, donde el sistema informático hospitalario no pudo dar respuesta ante una emergencia por verse terriblemente vulnerado, arrastrando una muerte consigo.

Se trata de una mujer que requería atención con urgencia en el hospital de Duesseldorf, de Alemania, sin embargo no pudo ser atendida porque en ese momento el centro de salud se encontraba bajo ataque de ransomware, por lo cual las autoridades sanitarias ordenaron su traslado a otro hospital ubicado a aproximadamente 30 km de distancia. La fémina no corrió con suerte y desdichadamente encontró la muerte.

Se dice que el ransomware el pasado 10 septiembre había afectado a más 30 servidores, razón por la cual aún no prestaba el servicio.

La policía alemana está realizando las investigaciones respectivas para constatar que efectivamente la muerte haya sido causada de forma indirecta por el ataque cibernético que mantenía al hospital inactivo. Razones que pueden llevar a considerar la muerte de la mujer como un asesinato.

Esta situación es alarmante, al grado de que la Interpol en su sección de noticias publicó hace pocos meses que estos constantes ataques se propagan a través de correos electrónicos, usando como asunto el tema COVID-19, por lo que hace un llamado a estar atentos.

Malwarebytes describe en su página oficial:

El malware de rescate, o ransomware, es un tipo de malware que impide a los usuarios acceder a su sistema o a sus archivos personales y que exige el pago de un rescate para poder acceder de nuevo a ellos. Las primeras variantes de ransomware se crearon al final de la década de los 80, y el pago debía efectuarse por correo postal. Hoy en día los creadores de ransomware piden que el pago se efectúe mediante criptomonedas o tarjetas de crédito.

El ransomware puede infectar su ordenador de varias formas. Uno de los métodos más habituales actualmente es a través de spam malicioso, o malspam, que son mensajes no solicitados que se utilizan para enviar malware por correo electrónico. El mensaje de correo electrónico puede incluir archivos adjuntos trampa, como PDF o documentos de Word. También puede contener enlaces a sitios web maliciosos.