El cáncer es una de las enfermedades que más preocupación causa en los médicos y la población en general desde hace varias décadas. Y aunque se han desarrollado tratamientos capaces de aumentar la supervivencia de los pacientes, no todos son efectivos en todos los casos, por lo que la estrategia se dirige también a la prevención.

Por lo general, el cáncer se asocia con el envejecimiento, pero se sabe de algunas formas particulares que afectan a personas jóvenes y niños, con mucha influencia de factores genéticos.

Pero los hallazgos de una nueva investigación publicada en CA: A Cancer Journal for Clinicians nos ponen en alerta una vez más, pues puede que esta enfermedad se esté haciendo más común en personas más jóvenes.

Un equipo de investigadores de la Sociedad Estadounidense del Cáncer en Atlanta descubrió recientemente que la incidencia de cáncer en adolescentes y adultos jóvenes aumentó entre los años 2007 y 2016

Cáncer de tiroides y otros relacionados con la obesidad

Los investigadores examinaron la incidencia y la mortalidad por cáncer entre adolescentes y adultos jóvenes en Estados Unidos. Para ello, extrajeron datos del programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) del Instituto Nacional del Cáncer y por el Programa Nacional de Registros del Cáncer, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés.

Los participantes fueron clasificados por grupos de edades que iban de 15 a 19, 20 a 29 y 30 a 39 años, considerando también factores como el sexo y origen étnico.

Al analizar los datos recolectados, descubrieron que en la década más reciente, que abarca de 2007 a 2016, la incidencia general de cáncer aumentó en todos los grupos de edad, destacando el cáncer de tiroides. Sin embargo, en la mayoría de los grupos de edad, la incidencia aumentó para varios cánceres relacionados con la obesidad, como el de riñón, el cuerpo uterino y el colon y recto.

Menor incidencia de melanoma

Pero no todos los hallazgos fueron negativos. Los investigadores también notaron que en el grupo de 15 a 29 años, hubo una disminución significativa de las tasas de melanoma, de 4 a 6 por ciento anual.

Además, entre 2008 y 2017, la mortalidad generar por cáncer disminuyó en un 1 por ciento anual en todos los grupos de edad y sexo, aunque destacan que las tasas de las mujeres de 30 a 39 años se mantuvieron estables.

Pero el pronóstico sigue sin ser alentador. Los investigadores estiman que habrá alrededor de 89,500 nuevos casos de cáncer y 9,270 muertes por cáncer entre adolescentes y adultos jóvenes para 2020.

“Los adolescentes y adultos jóvenes diagnosticados con cáncer también continúan enfrentando numerosos desafíos en el acceso a la atención médica durante las transiciones tempranas de la vida, lo que puede afectar negativamente la puntualidad y la adherencia al tratamiento”, escriben los autores en su artículo.

Los resultados son dignos de atención considerando los esfuerzos actuales por prevenir esta enfermedad. Mantener un estilo de vida saludable, que incluya una alimentación balanceado y lo más natural posible, hacer ejercicio y dormir bien pueden ayudar, según los expertos.

Referencia:

Cancer statistics for adolescents and young adults, 2020. https://acsjournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.3322/caac.21637