No hay duda de que el ejercicio nos ofrece beneficios significativos, como la sensación de bienestar, el desarrollo de músculo y la prevención de enfermedades como la obesidad y sus derivadas.

Practicar un deporte es una forma de mantenernos activos y disfrutar de estos beneficios, pero hay que reconocer que algunos también podrían resultar perjudiciales. Entre ellos, los que implican recibir impactos en diferentes partes del cuerpo, como la cabeza.

Por ejemplo, los investigadores VA Boston Healthcare System y la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston descubrieron que 32 por ciento de los atletas de deportes de contacto que padecían de encefalopatía traumática crónica, también tenían disfunciones del sueño.

Trastorno del comportamiento del sueño de movimientos oculares rápidos

Los investigadores usaron los cerebros de 247 atletas donados al Banco de Cerebros de Veteran’s Affairs-Boston University-Concussion Legacy Foundation (VA-BU-CLF) para examinar la relación entre los deportes de contacto, múltiples enfermedades cerebrales y síntomas característicos del trastorno del comportamiento del sueño de movimientos oculares rápidos (REM).

El sueño REM es uno de los estadios por los que pasamos mientras dormimos. Se caracteriza por movimientos oculares rápidos y aleatorios, una reducción del tono muscular y los sueños vívidos.

El trastorno del comportamiento del sueño REM aparece cuando la parálisis que caracteriza a esta fase no ocurre, u ocurre de forma incompleta. Esto trae como consecuencia que, mientras duerme, la persona represente sus sueños con movimientos como agitar los brazos y las piernas, dar puñetazos, patadas, agarrar, y por supuesto, hablar. Se estima que el uno por ciento de la población general sufre de trastorno de conducta del sueño REM.

Impactos en la cabeza, encefalopatía y trastornos de sueño

Fútbol, Casco, El Deporte, American, Equipo, Juego
Mientras más años practicaran los deportes de contacto, más probabilidades había de que los cerebros presentaran encefalopatía traumática crónica y trastornos de sueño.

El análisis reveló que el 32 por ciento de los atletas que practicaban deportes de contacto, que padecían una enfermedad degenerativa llamada encefalopatía traumática crónica, también tenían signos de sueño característicos de dicho trastorno.

“Encontramos que los participantes de CTE con probables síntomas del trastorno de sueño REM habían practicado deportes de contacto durante significativamente más años que los participantes sin estos síntomas”, explicó Jason Adams, estudiante de Ph.D. en la Universidad de California, San Diego, y primer autor del estudio.”Las probabilidades de informar síntomas del trastorno aumentaron alrededor del cuatro por ciento por año de juego”.

Los investigadores manejaban la hipótesis de que la frecuencia elevada de la presencia de la enfermedad y el trastorno del sueño estaban relacionadas con la exposición a impactos repetitios en la cabeza debido al deporte, la cual confirmaron con una revisión minuciosa de los cerebros afectados.

La mayoría de los pacientes con el trastorno de sueño REM tenían una patología con cuerpos de Lewy, y también había cierta propensión a la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, la mayoría de los cerebros con encefalopatía traumática crónica no tenían la patología de Lewy.

“Contrariamente a nuestras expectativas, la patología de tau en los núcleos del rafe se asoció más con el trastorno de sueño REM que la patología con cuerpos de Lewy, lo que sugiere que es más probable que la patología de tau conduzca a disfunción del sueño en la encefalopatía traumática crónica”, explicó Thor Stein, MD, Ph.D. neuropatólogo del VA Boston Healthcare System, y autor del estudio.

Dicho de forma más sencilla, la encefalopatía traumática crónica se relacionó más con el trastorno de sueño REM, lo que sugiere que los impactos en la cabeza típicos de los deportes de contacto podrían causar desencadenar dichas condiciones.

Referencia:

Association of probable REM sleep behavior disorder with pathology and years of contact sports play in chronic traumatic encephalopathy. https://link.springer.com/article/10.1007/s00401-020-02206-x