La pandemia de COVID-19 dejó en evidencia que, a pesar de haber vivido este tipo de situaciones varias veces en nuestra historia, aún no estamos lo suficientemente preparados para abordarlas a un mínimo impacto.

Aún en este punto de la pandemia, cuando muchos países han aligerado las restricciones implementadas durante su pico de contagios, hay escasez de pruebas diagnósticas para la enfermedad.

Tal es el caso de Reino Unido, donde esta situación está poniendo en riesgo los esfuerzos por restablecer y fortalecer los servicios médicos para un posible repunte de casos de COVID-19 con la llegada del invierno.

243,000 pruebas de COVID-19 diarias en Reino Unido

Actualmente, el gobierno dice que tiene la capacidad de procesar alrededor de 243,000 pruebas de coronavirus al día, una cifra que solo es ligeramente superior a las 220,000 que informó a finales de agosto. Además, se han establecido nuevos puestos de prueba para garantizar el rápido acceso de la población a las mismas.

Y aunque la cifra es robusta, se hace insuficiente. Muchas personas se han quejado en los últimos días de que las enviaban a centros de prueba muy lejos de sus hogares para poder ser evaluados.

Ante ello, la ministra del Interior, Priti Patel, dijo que era “inaceptable” que a estas alturas estuvieran luchando por hacerse las pruebas de COVID-19. Señaló que la mayoría podía proceder con su prueba dentro de 10 millas (16 kilómetros) desde sus hogares.

“Me parece que habrá casos extremos en los que la gente no podrá llegar a lugares de prueba dentro de ese radio, pero eso no significa que Public Health England no esté trabajando día y noche para aumentar la capacidad”, dijo a la BBC.

Nuevas metas de pruebas diarias

Sin embargo, las autoridades no son sordas las quejas de la población. La semana pasada, el gobierno anunció un plan denominado Operación Moonshot, que busca proporcionar millones de pruebas de COVID-19 diarias. Sin embargo, el Dr. Chaand Nagpaul dice que el presupuesto de los NHS apenas coinciden con los de este ambicioso proyecto.

“El gobierno ahora está apuntando a la luna con la promesa de realizar pruebas continuas masivas con una prueba que aún no existe a un costo casi tan alto como el presupuesto total del NHS”, dijo.

“Aquí, en el Planeta Tierra, necesitamos un sistema de rastreo y prueba adecuado en el aquí y ahora con capacidad, agilidad y accesibilidad que no requiera viajes de 100 millas que perjudiquen a algunos de los más vulnerables”.

Ausencias del personal médico debido a lentitud de las pruebas

El fin de semana pasado, los directores de los hospitales de tres ciudades diferentes expresaron su preocupación por las pruebas, según Chris Hopson, director ejecutivo del Servicio Nacional de Salud.

Los representantes del grupo dicen que la dinámica inadecuada de las pruebas está motivando faltas en el personal médico, ya que se ven obligados a aislarse tanto ellos como sus familiares, mientras esperan los resultados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho especial énfasis en la importancia de contar con suficientes pruebas para garantizar una detección temprana de los casos de COVID-19 y aislarlos antes de que propaguen la enfermedad a otras personas.

Sin embargo, el problema persiste hoy en día, y se agrava ante la amenaza de una segunda ola del brote, que al parecer está llegando mucho más rápido de lo esperado como resultado del alivio de las restricciones.

La amenaza inminente de una segunda ola de COVID-19

La escasez de suministros está coincidiendo con el aumento de los casos de COVID-19 en todo el mundo, el cual ha sido tan acentuado que ha llevado al número de positivos diarios a los niveles que se registraron en mayo.

Esto ha motivado al gobierno a introducir nuevos controles en las reuniones públicas, que se permitieron de nuevo a principios de julio en Reino Unido, como indicamos en una nota previa.

John Bell, profesor de medicina en la Universidad de Oxford, dice que las autoridades subestimaron la velocidad con la que aumentarían la cantidad de pruebas, y con una segunda ola de coronavirus a la vista, la situación podría empeorar.

“Hace un mes, tenían capacidad sobrante en las pruebas, capacidad sobrante significativa, pero creo que lo que se ha subestimado es la velocidad a la que la segunda oleada llegar”, quien también asesora a los ministros británicos en cuanto a temas médicos. “Pero también la presión ejercida sobre el sistema por los niños que regresan a la escuela y las demandas de pruebas asociadas con eso, y la gente cada vez más fuera de casa”.

Meses atrás, el gobierno reconoció que al principio no estaban preparados para abordar la emergencia, pero que ya habían mejorado su respuesta. Pero una vez más, las autoridades deberán trabajar a contrarreloj para poder garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Referencia:

Shortage of COVID-19 testing hurts efforts to fight 2nd wave. https://medicalxpress.com/news/2020-09-shortage-covid-efforts-2nd.html