Nuestra privacidad en la web es cada vez más importante para nosotros. Cada día descubrimos lo valioso que es poder mantener nuestros datos resguardados. Asimismo, hacemos cada vez más hincapié en saber quién tiene nuestra información y en conocer qué hace con ella.

Debido a esto, alternativas como el modo incógnito de Google se han convertido en uno de los aliados comunes de los internautas. Con esta, las personas consideran que están realizando una navegación segura por la web, lejos de los curiosos ojos de los portales digitales y los anunciantes.

No obstante, la realidad es otra. De hecho, el modo incógnito no funciona de la forma en la que la mayoría de las personas creen que lo hace. Acá te contaremos las verdaderas capacidades de esta herramienta, así como sus limitaciones y los mitos que hay sobre su funcionalidad.

El modo incógnito de Google no te protege de todo

Por lo general, se ve al modo incógnito como una forma de pasar desapercibido en la web. Sin embargo, la realidad es que este no hace nada por ocultar nuestros pasos en línea, y nuestra actividad queda perfectamente registrada en nuestro perfil de Google, así como en los perfiles que cualquier otra página web vaya realizando de nosotros basada en nuestras búsquedas.

Las páginas web y anunciantes aún te ven…

Como un ejemplo claro, es necesario resaltar que tanto las páginas web como los anunciantes continúan recolectando información sobre ti con el modo incógnito activo. Por este motivo, incluso las búsquedas que realizaste “encubierto” pasan a formar parte del conglomerado de datos que ya estos portales tienen sobre ti por tus navegaciones usuales.

Por si fuera poco, los rastreadores de ubicación tampoco se desactivan en el modo incógnito. En su plataforma regular, Google cuenta con controles a través de los cuales puedes desactivar esta modalidad. No obstante, en el modo incógnito no solemos preocuparnos por esto por sentir que ya estamos “protegidos”. Como resultado, los rastreadores continúan activos en esta modalidad y dando más información a los anunciantes para que puedan personalizar aún más las ads que nos hacen llegar.

… y el malware aún te asecha

Como otro punto que hay que resaltar, es importante entender que el modo incógnito no es un cortafuegos ni un antivirus. Por ende, activarlo no mantendrá a tu PC libre de virus o malwares que se puedan descargar a través de la web. Para poder estar protegido contra este tipo de amenazas, es imperante que descargues e instales programas especializados que te otorguen una verdadera protección.

La verdadera funcionalidad del modo incógnito

“Ahora puedes navegar de forma privada. Nadie más que use este dispositivo verá tu actividad, pero sí se guardarán tus descargas y marcadores”.

Con esta frase, el modo incógnito de Google da la bienvenida sus usuarios a sus servicios. En esa misma pantalla inicial, la plataforma aclara que algunas páginas web, host de internet y empresas o centros educativos afiliados a la red podrían tener acceso aún a las búsquedas que se hagan y a los sitios visitados.

Por otra parte, aclara que elementos como el historial de búsqueda de la PC, información de las páginas visitadas y cookies de las plataformas se eliminan inmediatamente del equipo apenas se cierre el buscador. Con esto, no queda rastro en el ordenador de las búsquedas que se han realizado en Google.

En resumen, el “modo incógnito” permite mantener “protegida” la información de búsqueda de los usuarios, pero solo dentro de su propio equipo. Como consecuencia, si otra persona lo utilizara, no tendría manera de saber qué sitios ha visitado la primera.