Con la llegada de las interfaces gráficas a los sistemas operativos, también se ampliaron las posibilidades de acción de los usuarios sobre ellos. Es decir, los sistemas además de cumplir con las acciones que les fueron encomendadas, agregaron el factor personalización en donde los usuarios tenían la posibilidad de agregar fondos de escritorio y protectores de pantalla. Estas posibilidades fueron incrementándose, hasta llegar al día de hoy en donde podemos cambiar casi cualquier cosa de la interfaz gráfica.

Por ello, queremos presentarte un programa que te permitirá personalizar todas las versiones de Windows de una manera sencilla. Su nombre es OpenShell.

Cambia la apariencia de tu sistema

Un gran sector de usuarios suele prestar mucha atención a la apariencia del sistema que ocupan. De esta manera, podemos encontrar computadores Windows con interfaces en esteroides, es decir, ejecutando nuevas animaciones, imágenes de fondo de gran calidad e incluso, un menú de inicio completamente distinto. Para lograrlo existen muchas alternativas, pero con OpenShell encontraremos todo lo que necesitamos en un solo lugar. Este programa nos permitirá personalizar muchísimos elementos del sistema operativo, desde cambiar iconos hasta potenciar el menú inicio con varias modalidades.

OpenShell es una versión de código abierto del legendario Classic Shell que fue descontinuado por falta de actualizaciones. Así, un grupo de desarrolladores de forma voluntaria decidió sostener el proyecto creando OpenShell y también han puesto a disposición un mirror del sitio web de Classic Shell para obtener complementos como iconos, punteros de ratón y más para tu interfaz.

Al instalar y ejecutar OpenShell comenzará a funcionar y lo notaremos porque al hacer click en el menú inicio se desplegará una ventana del programa, preguntando el tipo de diseño que quieres para esta área. Se mostrarán 3 modelos, además de algunos botones para reemplazar el predeterminado e incluso, podrás subir botones propios en formato PNG o BMP.

Asimismo, encontrarás la pestaña “Skin” en donde podrás seleccionar entre distintos temas para cambiar la apariencia de todo el sistema. Igualmente, desde el mirror que comentamos anteriormente, podrás encontrar pieles adicionales para potenciar tu interfaz. OpenShell es una alternativa sencilla, gratuita y muy fácil de usar cuyos beneficios te permitirán contar con una interfaz de Windows realmente atractiva.

Para obtenerlo, sigue este enlace.