Una de las grandes dudas que aún mantiene la humanidad es la posibilidad de que haya vida, así como la conocemos en la Tierra, en otros planetas. Marte ha sido uno de los objetivos científicos más prometedores hasta ahora, pero también Venus, aunque sus condiciones son bastante adversas para ello.

O al menos eso creíamos hasta ahora. Y es que, gracias a los datos recopilados por el telescopio James Clerk Maxwell en Hawái, y posteriormente confirmados por los registrados en el telescopio de Atacama en Chile, ahora la idea de vida en Venus no resulta tan descabellada.

Los astrónomos informan en un artículo en la revista Nature Astronomy que detectaron una sustancia en la atmósfera de Venus asociada con la vida en la Tierra, lo que sugiere que podría haber organismos vivos flotando en sus nubes.

Fosfina, un gas relacionado con los microbios terrestres

La sustancia observada a través de los microscopios fue un gas conocido como fosfano o fosfina, cuya fórmula es PH3, lo que indica que está formado por un átomo de fósforo y tres átomos de hidrógeno.

En la Tierra, la presencia de fosfina se relaciona con la existencia de vida, pues proviene de la descomposición de cierta materia orgánica de animales como los pinguinos, así como ambientes pobres en oxígeno como los de los recónditos pantanos.

Pero la fosfina no proviene únicamente de fuentes naturales. También se pueden producir industrialmente, por lo general para usarse en insecticidas… aunque también es extremadamente venenoso para los seres humanos.

Lo curioso es que en Venus, hasta donde sabemos, no hay fábricas, y es poco probable que el gas se trasladara desde aquí hasta allá. ¿Quiere decir esto que en realidad podría haber algún tipo de vida en este planeta inhóspito?

Jane Greaves, una profesora de la Universidad de Cardiff (Reino Unido), y sus colegas, indagaron en esta posibilidad recientemente, aunque aún no hay una respuesta definitiva para esta pregunta.

Venus tiene una superficie inhóspita

Fantasía, Venus, Planeta, La Naturaleza, Otro Mundo
Las condiciones extremas de presión y temperatura en la superficie de Venus hacen imposible la vida como la conocemos en la Tierra.

Venus es uno de los planetas que más interés ha generado en los astrónomos en cuanto a la evaluación de vida extraterrestre. Irónicamente, sus condiciones no son para nada favorables, al menos para la vida que conocemos en este lado del Sistema Solar.

Partamos de que el 96 por ciento de su atmósfera está compuesta de dióxido de carbono, un factor desencadenante de un salvaje efecto invernadero. El resultado es una temperatura de más de 400 grados Celcius en su superficie, nada amena para los humanos, animales y microbios que habitan nuestro planeta. De hecho, las sondas espaciales que han aterrizado en Venus han sobrevivido solo unos minutos antes de colapsar.

Además, sus nubes están compuestas principalmente de ácido sulfúrico, en una concentración de 75 a 95 por ciento, lo cual es letal para los organismos en la Tierra. Es por ello que se había descartado la posibilidad de que hubiese alguna forma de vida en su superficie.

Pero el nuevo hallazgo lo vuelve a poner en duda. Según el informe, la concentración del gas en la atmósfera de Venus es pequeña, de solo 10 a 20 partes en cada mil millones de moléculas atmosféricas. Pero aún así es mucho para los científicos, quienes también saben que 50 km más al norte las temperaturas son menos extremas. Es decir, cabe esperar que, al menos en esta zona del planeta, exista vida.

¿De dónde proviene la fosfina en Venus?

Por ahora, no hay una explicación para el origen de esta sustancia. William Bains, un doctor afiliado al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) de Estados Unidos, dice que todas las reacciones químicas, como las que desencadenaría los rayos, los volcanes o los meteoritos, son demasiado débiles como para poder atribuírseles la cantidad de fosfina detectada.

Pero evaluando la idea de que estas provengan de algún tipo de vida, esta definitivamente sería muy diferente a la que hemos identificado hasta ahora en la Tierra. Para poder sobrevivir al ácido sulfúrico en las nubes, los organismos venusianos tendrían que vivir a partir de una bioquímica diferente, o contar con una especie de armadura.

“Estamos hablando de bacterias que se rodean de algo más resistente que el teflón y se sellan por completo. Pero entonces, ¿cómo comen? ¿Cómo intercambian gases? Es una verdadera paradoja”.

Lo único cierto es que aún estamos lejos de la respuesta, pero sin duda se trata de un hallazgo motivador y extraordinario.

Referencia:

Phosphine gas in the cloud decks of Venus. https://www.nature.com/articles/s41550-020-1174-4

Fosfina en Venus: el extraordinario hallazgo que muestra que puede haber indicios de vida en las nubes del sexto planeta más grande del Sistema Solar. https://www.bbc.com/mundo/noticias-54147330