Al principio de la pandemia, se creía que los niños y los adultos jóvenes estaban menos propensos a desarrollar síntomas graves por la infección con el coronavirus SARS-CoV-2. Sin embargo, a más de medio año del inicio del brote, la situación ha cambiado drásticamente y puede que esta idea no sea tan acertada.

Una nueva investigación publicada en en la revista JAMA Internal Medicine sugiere que los jóvenes están lejos de tener una experiencia menos grave con COVID-19 en comparación con otros grupos.

Según los hallazgos, una vez que son hospitalizados por la infección, uno de cada cinco termina en la unidad de cuidados intensivos y muchos necesitan atención médica adicional incluso después de estar libres del coronavirus.

Jóvenes también pueden enfermar gravemente por COVID-19

Los investigadores de la Universidad de Harvard revisaron más de 3,200 casos de coronavirus en los que adultos con edades que iban de 18 a 34 años necesitaban hospitalización.

El análisis reveló que 21 por ciento terminó requiriendo ingreso en la unidad de cuidados intensivos, y 10 por ciento de necesitó un ventilador mecánico para respirar, mientras 2.7 por ciento del total de casos falleció. También descubrieron que 3 por ciento de los jóvenes requirió atención en un centro de tratamiento post-agudo incluso después de que el virus se retirara de su cuerpo.

Enfermedades preexistentes, como la hipertensión, la diabetes y la obesidad, eran más comunes entre los pacientes jóvenes que experimentaron síntomas graves de la enfermedad, o que fallecieron, lo cual es consistente con lo planteado por otros estudios similares.

De igual forma, los hombres jóvenes tenían más probabilidades de desarrollar síntomas graves o potencialmente mortales por COVID-19 en comparación con las mujeres. Además, más de la mitad de los pacientes hospitalizados eran negros o hispanos.

Mayor transmisión del coronavirus entre jóvenes

Ahora bien, los informes de casos recolectados en las últimas semanas, que coinciden con la liberación de las restricciones impuestas al principio de la pandemia, revelan que la proporción de jóvenes que han contraído el coronavirus ha ido en aumento.

Adolescentes, Máscara, Covid-19, Conversación, Virus
En los últimos meses, la tasa de transmisión de COVID-19 entre jóvenes ha ido en aumento.

Un claro ejemplo de ello es España, donde Fernando Simón, director Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, advirtió que gran parte de la transmisión actual de la enfermedad se debe a los movimientos de los jóvenes.

Esto también fue confirmado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el mes pasado, que advirtió que los adultos jóvenes se están convirtiendo en los principales transmisores del coronavirus en muchos países.

Por lo que, “dadas las tasas cada vez mayores de infección por COVID-19 en adultos jóvenes , estos hallazgos subrayan la importancia de las medidas de prevención de infecciones en este grupo de edad”, señalaron los autores del estudio.

Otros estudios también han arrojado evidencia de la mayor propagación entre jóvenes en los últimos meses. Por ejemplo, uno publicado en la revista Clinical Infectious Diseases, que reveló que las personas mayores se apegan más a las medidas de distanciamiento social que los jóvenes.

Por lo que el llamado sigue siendo a la prevención, sea cual sea la edad de las personas. El coronavirus ha demostrado que no tiene tantas preferencias como pensábamos, y todas las personas tienen riesgo de contagio y de síntomas acentuados. Mientras se aprueban tratamientos y vacunas, lo mejor es apegarse a las mascarillas, la distancia y el lavado de manos.

Referencia:

Clinical Outcomes in Young US Adults Hospitalized With COVID-19. https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/2770542