Si bien las actualizaciones de un sistema son importantes, en ocasiones las cosas no salen como las planea la empresa. En el caso de Microsoft, mantener Windows 10 al día es importantísimo por todas las correcciones que se hacen constantemente. Sin embargo, suele ocurrir que tras un proceso de actualización, aparecen cientos de reportes manifestando problemas de estabilidad en el sistema y esto podría pasarle a cualquiera.

No obstante, es algo que es posible evitar a través de una opción llamada “Pausar Actualizaciones” que nos permitirá retrasar la instalación durante un tiempo prudencial a fin de evitarnos la inestabilidad probable de las primeras actualizaciones.

Así puedes retrasar las actualizaciones de Windows 10

La situación con las actualizaciones en Windows es algo que viene ocurriendo tanto en grandes procesos como los lanzamientos de nuevas versiones, como en actualizaciones de seguridad y correcciones. La cantidad de reportes por fallas que se reciben generalmente se deben a problemas de compatibilidad con algún componente del equipo y que son solucionados con otra actualización o parche algunos días después.

Pero nadie quiere formar parte de ese grupo cuyo sistema tiene un funcionamiento extraño durante algunos días y para evitarlo podemos pausar las actualizaciones. Esto nos ayudará a evitar la instalación inmediata y esperar algunos días a fin de determinar si hay fallas y en caso de haberlas, contar con su solución de forma inmediata.

Para lograrlo, comenzaremos por presionar la combinación de teclas Windows+I. Esto abrirá la ventana de Configuración e ingresaremos en la última opción “Actualizaciones y Seguridad”.

Desplázate un poco hacia abajo en la nueva ventana y verás una lista de opciones en donde la primera es “Pausar las actualizaciones por 7 días”. Este es el tiempo predeterminado para retrasarlas, sin embargo, es lograr personalizar el tiempo de retraso ingresando en “Opciones Avanzadas”.

Aquí, desplázate hacia abajo y encontrarás la sección “Pausar Actualizaciones” con un menú desplegable en donde podrás seleccionar la fecha específica que quieres para retomar la instalación de actualizaciones.

De esta manera, podrás mantener la operatividad de tu sistema con la tranquilidad de que nada afectará su funcionamiento, hasta la fecha que determines que ya todo está controlado para traer las actualizaciones al equipo.