Sin duda alguna, el cambio forma parte del día a día, y eso es algo que tiene claro hasta la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas. Por lo mismo, como parte de las actualizaciones que realizan de vez en cuando a su reglamento, han decidido agregar un nuevo estatuto para la categoría de “Mejor Película”. 

De acuerdo a lo que han dejado saber, para que una producción sea considerada como parte de la categoría de Mejor Película, la misma deberá cumplir con un mínimo de requisitos sobre la inclusión y la diversidad racial. 

Llamándolos “estándares de inclusión”, la Academia ha confirmado que solo los empezará a aplicar de forma estricta a partir del 2024, pero, que se tomarán en cuenta desde los Premios Oscars del 2022. 

Entendiendo que la gran mayoría de los proyectos cinematográficos aspirantes al año que viene, y al 2022, se están grabando, o ya se estrenaron, la Academia dará espacio y tiempo a que los proyectos participen hasta dentro de dos años, pero, desde ya, cualquier producción con el ojo puesto en una estatuilla deberá empezar a considerar estos nuevos estándares. 

No obstante, para los Óscars de 2022 y 2023, todas las cintas que quieran competir por la estatuilla de Mejor Película deberán entregar una ficha que muestre los requisitos de inclusión y diversidad que cumplan, aunque no se exigirán hasta 2024.

¿Requisitos para la industria o para la audiencia?

Los requisitos no deberán cumplirse en su totalidad, pero, cuentan con baremos como que al menos uno de los protagonistas debe representar a las minorías, o, en tal caso, sino será el protagonista, el 30% del reparto secundario debe hacerlo. Asimismo, el equipo técnico detrás de las cámaras deberá cumplir con el mismo porcentaje.

Por su parte, el presidente de la institución, David Rubin, y la consejera delegada, Dawn Hudson, afirmaron que la decisión se ha tomado porque consideran que estos “estándares” se convertirán en “catalizadores de un cambio esencial y duradero en ‘nuestra’ industria”. 

Para muchos es casi que evidente que, esta decisión de la Academia, llega justo en el calor de las protestas raciales en Estados Unidos y luego de varios años donde ha sido duramente criticada por la falta de diversidad entre sus nominados, que, al mismo tiempo, reflejaba una clara tendencia en cuanto a la dinámica de trabajo en la industria de cine estadounidense. 

Según los directivos, este nuevo reglamento pretende funcionar como una “apertura” para que las películas reconocidas en los Premios Óscars “reflejen a la población global diversa”, desde el instante en el que se crea una cinta hasta el momento de estrenarlos.

Sin embargo, para otros, esta decisión de la Academia podría parecer forzosa y solo complaciente con los extremistas, dispuestos a generar disturbios. Sobre todo, porque estos nuevos “estándares”, podrían limitar creativamente ciertas historias, a ciertos cineastas y a ciertos géneros. 

Dentro de los estándares de inclusión que serán exigidos, la cinta que quiera optar por la Mejor Película deberá contar con al menos dos de los cuatro, que serán: representación en pantalla, en equipo creativo, oportunidades de acceso a la industria audiovisual y/o promoción de las audiencias.

Los estándares también incluirán a los equipos de desarrollo y promoción, como las plazas de becarios y aprendices, o, los directivos y publicistas. Por minoría racial, la Academia cita: “asiático, latino/hispano, negro/afroamericano, indígena, persona de medio oriente, nativo de Hawái o del Pacífico y ‘otras etnias o razas poco representadas’”.

Mientras que, por colectivos poco representados en pantalla se entiende que se refiere a: mujeres, minorías raciales, colectivo LGBTQ+ o personas con capacidad diversa. De la misma forma, la Academia anunció que, para el 2022, la categoría de Mejor Película contará con un total de 10 nominados.