Uno de los estrenos de Disney que más se han esperado para este año 2020 es la versión live action de la película animada ‘Mulan’ (1998). Este filme se basa en un poema del siglo VI que cuenta la leyenda de una mujer que, para salvar a su padre, se viste de hombre y se va a pelear en la guerra durante 12 años.

La historia original tiene un fuerte mensaje feminista y, sobre todo, nacionalista, pues deja en claro que cualquiera puede luchar por salvar a su nación y no será juzgado. Este mensaje se mantiene para la película animada de 1998, pero profundiza más en el conflicto interno de la protagonista al tratar de encajar en una sociedad que no la acepta como es. Sin embargo, y a pesar de que lo intenta, en ‘Mulan’ (2020) el mensaje feminista se va un poco por las ramas.

Una película polémica

Mulán maquillada

Una de las razones por las que este live action era tan esperado fue toda la polémica que rodeó al filme, la cual se remonta a 1998 con el estreno de la versión animada. Este primer intento de Disney por contar la historia de Mulán fue fuertemente criticado en China, pues no representaba a cabalidad los valores del país y, además, la comicidad de los guerreros chinos les parecía más bien una burla a los soldados que pelearon por el imperio.

‘Mulan’ (2020) prometía enmendar estos errores para poder representar más fielmente la historia y, además, calar en el mercado del país, pues es uno de los más vastos del mundo. Sin embargo, con lo que no contaban era con una pandemia mundial, así que Disney hizo una gran apuesta y decidió estrenarla vía streaming por nada más y nada menos que $30 además de la suscripción de Disney Plus.

Ahora bien, si tienes la ilusión de encontrarte con un fuerte mensaje feminista en ‘Mulan’ más allá de una visual increíble, te pedimos que te lo pienses dos veces.

Hay que tener poderes para destacar

Xian Lang sosteniendo un kunai que refleja a Mulán

Te advertimos que en los próximos párrafos encontrarás algunos spoilers de la película, por lo que si quieres juzgarla personalmente te invitamos a que leas nuestro artículo luego de ver el film.

Comencemos por la presentación del personaje. Lo primero que vemos de Mulán es que es una niña muy hábil e inquieta que tiene un poderoso , el flujo de energía vital de que tenemos todos los seres vivos según la cultura china. Se dice que solo los hombres guerreros son poseedores de tal poder, por lo que Mulán, al ser una mujer, debía ocultar sus habilidades y comportarse como una dama para traer honor a su familia.

Siguiendo esta misma línea, también es importante destacar que nos presentan otro personaje femenino que destaca en un ambiente de hombres, Xian Lang, una villana con poderes sobrenaturales que la hacen increíblemente hábil y peligrosa. En China la conocen como una bruja y le temen.

Tomando en cuenta estos dos aspectos, el primer mensaje que llega a la cabeza es que se tiene que tener un poder o habilidad especial para que una mujer pueda ser aceptada en un mundo de hombres, lo cual no se ve para nada igualitario. Si bien este patrón se repite con historias reales de mujeres que destacaron por tener habilidades más sorprendentes que la del resto, como es el caso de Jeanne Baret o James Barry en los siglos XVII y XVIII, dar un mensaje como este en pleno siglo XXI es, incluso, contraproducente con respecto a la búsqueda de la igualdad de género.

Además, esta Mulán es una guerrera experimentada que nació sabiendo cómo pelear, lo cual dista de lo que vimos en la película de 1998, en donde la protagonista es una chica normal que, por su propio esfuerzo y dedicación, logra alcanzar el nivel de los demás guerreros.

Además, como dato curioso que vale la pena destacar, podemos decir que el de Mulán parece incluso un guiño a los poderes de Elsa en ‘Frozen’ (2013), pues la situación es similar con respecto a la forma en la que ambas ocultan sus habilidades por presión familiar y social. De hecho, lo que mueve a ambas a despertar su poder es la sensación de poder ser libre, lo cual se refuerza con la musicalización que, en el caso de Elsa es ‘Libre soy’ y, en el de Mulán, una versión instrumental de ‘Mi reflejo’, la famosa canción de la versión animada.

Guerrera, pero impecable

Mulán vestida de hombre sobre un caballo

 

Hay una fuerte queja con respecto a los estándares de belleza femeninos. Las mujeres, socialmente, tienen una fuerte presión porque deben cumplir con una serie de patrones que las hagan verse femeninas, y todo lo que diste de eso es criticado. En varias oportunidades, estas reglas han sido expuestas, tal como sucedió en el video ‘Be a Lady’ narrado por Cynthia Nixon.

 

Ahora bien, vamos a ubicarnos en el contexto de la guerra en china. Todo conflicto de este estilo es una masacre, y ya que este live action buscaba acercarse más a la realidad que la película animada de 1998 —pues dejó de lado las canciones y se adaptó al contexto chino para dar una perspectiva más fiel—, uno esperaría que esto se tomara en cuenta, a pesar de que Disney adorne siempre las cosas.

Pues en parte sí, hay un momento en el que se muestra una explosión y hay bastantes escenas de pelea. Sin embargo, viene al caso hablar sobre lo que sucede con Mulán.

En el momento cumbre de la pelea, Mulán decide decirle al mundo quién era realmente, pues su mentira estaba haciendo que su fuera más débil. Pero cuando lo hace, es hasta gracioso, pues cuando se descubre como mujer, toda la suciedad de la batalla se va con el traje de pelea de hombre y revela a una mujer que parece… una modelo.

Esto incluso se contradice con la película en sí misma cuando, al principio, Mulán ni siquiera se veía aseada a los ojos de sus propios compañeros porque evitaba bañarse para no ser descubierta. Y si bien puede ser una metáfora de que la mentira estaba ensuciándola y no dejaba que se mostrara tal cual es en verdad —que parece ser la intención— de todas formas se ve poco creíble que una mujer se vea como una modelo en una batalla de vida o muerte. Además, debe ser un poco incómodo luchar con el cabello suelto, ¿cierto?

Ahora bien, quizás aquí se perdió el mensaje feminista y, en su lugar, se plasmó uno más poético. Parece más bien un guiño a grandes producciones chinas, específicamente a ‘Hero’ del director Zhang Yimou, en el que el personaje de Moon tiene una escena en la que su look es bastante similar al de Mulán.

Por un lado, una modelo que lucha increíblemente a pesar de lo incómodo de su vestuario, y por otro una representación simbólica de la forma en la que se ve nuestro verdadero yo cuando lo dejamos salir. Aún así, parece ser que este punto quedará a la interpretación del espectador.

Siempre hay un romance

Chen Honghui sosteniendo una espada que tiene a Mulán en el reflejo

¿Qué comes que adivinas? A pesar de que la película se apega a la idea del nacionalismo y al amor familiar que cuenta la leyenda, además de profundizar también en dejar salir la verdadera identidad de la protagonista, no podía faltar un elemento clave —y bastante criticado— de toda película de Disney: el romance.

La película de 1998 termina con Mulán invitando a Li Shang a cenar, dejando en claro que ambos se enamoran luego de conocerse mejor, idea que se refuerza con el estreno de la secuela del 2004. En la del 2020 este final no difiere mucho de la anterior, a pesar de que el comandante Li Shang no existe, sino que es reemplazado por Chen Honghui, un soldado del mismo nivel de Mulán.

Si bien anteriormente comparamos a Mulán con Elsa, pues el desarrollo del personaje es similar con respecto a dejar salir su verdadero ser, en este punto ambos distan demasiado. La idea de que toda película de Disney protagonizada por una mujer casi siempre tiene un interés amoroso se ha convertido en una idea bastante trillada que, en este caso, estuvo presente.

Pero no todo es malo

Mulán vestida de guerrero

Ahora bien, anteriormente se comentaron los puntos en los que el feminismo falla en la película. Sin embargo, realmente sí hay momentos de la historia que dejan en claro un mensaje de igualdad entre hombres y mujeres, a pesar de que la trama y el contexto actual se pudieron haber aprovechado mucho más para elaborar un guion más coherente con respecto al movimiento feminista.

De hecho, tomando en cuenta el punto anterior, Chen Honghui en ningún momento salva a Mulán de ninguna forma sino que la apoya en los momentos cruciales. Además, hay un diálogo interesante entre ambos cuando Chen confiesa que no sabe cómo hablarle a una mujer y Mulán le responde que lo haga justo como le está hablando a ella en ese momento. Esto critica el hecho de que siempre se espera que el hombre de el primer paso y que trate a la mujer de una forma especial cuando no tiene por qué ser así, lo cual es plausible.

Por otro lado, la sororidad está presente en la película de una forma peculiar, pues la bruja Xian Lang también sufrió de discriminación en su región natal por ser una mujer empoderada… literalmente. Esto hace que ambas se entiendan la una a la otra y que traten de apoyarse, a pesar de estar en bandos distintos. De hecho, incluso cuando Bori Khan se refiere a Mulán como una niña, Xian Lang lo corrige diciéndole que es una mujer.

A pesar de que esto también sigue el patrón de Disney en el que la villana es más independiente que la protagonista principal, quien se muestra como una mujer incluso sumisa, la idea de incluir una especie de redención final que viene motivada a la discriminación es bastante novedosa. Fue una apuesta que pudo salir mejor, sí, pero de todas formas es bueno recalcar que las intenciones fueron positivas. Siguiendo esta misma línea, el hecho de que Xian Lang termina siendo una esclava de Bori Khan a pesar de que este le dice lo contrario critica el engaño o manipulación a las mujeres y también la servidumbre.

Además, como dato curioso cabe acotar que, al principio de la película, aparece Mulán persiguiendo a una pareja de conejos y dice que no sabía cuál era hembra y cuál macho porque no se distinguen. Esto es en referencia a la parte final del poema del siglo VI que dice lo siguiente:

Las patas del conejo saltan más,

los ojos de la hembra son algo más pequeños,

mas cuando ves un par corriendo por el campo,

¿quién logra distinguir la liebre del conejo?

Tal como dijimos al principio, ‘Mulan’ (2020) no es una película netamente feminista y la coherencia en la construcción de personajes quizás no es la más acertada, pero no todo es malo. Los guiños a las películas chinas con los estilos de pelea, los paisajes y los efectos especiales lo hacen un film atractivo, así que si no eres muy exigente con el cine y te gusta asombrarte con los elementos visuales, esta película podría ser la indicada para tus maratones de los domingos.